SHARE

Con la información disponible a la fecha, la inflación de abril habría sido de 0.24%. Con nuestra proyección, el ritmo anual de inflación pasaría de 2.6% en marzo a 2.3% en abril, ubicándose dentro del rango meta del BCR por sexto mes consecutivo.

Por Mario Guerrero Corzo, Jefe Economía Monetaria del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

Con la información disponible a la fecha, la inflación de abril habría sido de 0.24%. Con nuestra proyección, el ritmo anual de inflación pasaría de 2.6% en marzo a 2.3% en abril, ubicándose dentro del rango meta del BCR por sexto mes consecutivo.
El descenso del ritmo de abril estaría influido, entre otros factores, por el efecto calendario producido porque este año los días de Semana Santa correspondieron al mes de marzo y no al mes de abril, como el año pasado.
En particular, en abril habría influido el incremento de algunos precios de alimentos por factores estacionales (pescados) y condiciones de oferta (huevos). Asimismo, habría influido el efecto del alza de tarifas de agua por Sedapal.
El pollo eviscerado (comprado en mercados de abasto) se mantuvo en abril en su precio más alto de los últimos cuatro meses, no registrando en promedio cambios significativos respecto a marzo. No obstante, el precio internacional del maíz registró un descenso de 10% en abril, acumulando un descenso de 8% durante los primeros cuatro meses del año. En la misma dirección, el precio de la harina de soya descendió 5% en abril, y acumuló un descenso de 11% durante los primeros cuatro meses del año. De continuar esta tendencia, los precios avícolas podrían descender en los próximos meses.
Otros precios de alimentos, como los tubérculos, frutas, hortalizas y azúcar, continuaron registraron descensos debido a una mayor oferta.

Los precios de los combustibles registraron un descenso, en línea con la evolución del precio del petróleo, que cayó 1.3% en abril. No obstante, en los primeros cuatro meses del año el precio del petróleo acumuló un alza de 4%. Las tarifas de transporte interprovincial descendieron en abril,
luego de la mayor demanda por Semana Santa, consecuencia del efecto calendario antes señalado.

El precio del trigo descendió 1% en abril, en el mercado internacional, acumulando una caída de 14% en lo que va del año. En ese mismo sentido, el precio del azúcar cayó 1.6%, acumulando una caída de 8%. En general, la perspectiva del precio internacional de los alimentos es estable dadas las favorables condiciones de oferta. Los precios de los productos locales asociados a estos insumos han registrado una relativa estabilidad durante los últimos meses.
De otro lado, las expectativas inflacionarias permanecen ancladas. Según una encuesta reciente del BCR, los agentes económicos esperan una inflación de 2.7% en promedio para fines del 2013.
Con la inflación bajo control y precios internacionales de alimentos y petróleo relativamente estables, el directorio del BCR mantendría su tasa de interés de referencia sin cambios, en 4.25%, en el corto plazo. De acuerdo con el BCR, la inflación podría cerrar el presente año entre 2% y 2.2%. Nuestra proyección de inflación ha sido revisada de 3.0% a 2.8% para este año, con un sesgo neutral. La inflación podría ser menor, de no ser por la persistencia de incrementos de precios en sectores vinculados a servicios, como salud, educación, y comida fuera del hogar (restaurantes).

Durante los últimos meses el BCR se ha mostrado más preocupado por el ritmo de expansión del crédito y el comportamiento del tipo de cambio, pues en el corto plazo la inflación no es un problema.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here