SHARE

En lo que va del 2013, los precios de los commodities han tenido comportamientos diferenciados. Los metales se encuentran en una tendencia a la baja, el gas natural al alza, los productos agrícolas estables – después de haber caído desde mediados del 2012 – y el petróleo se mantiene en un rango entre US$ 80 y US$ 100 por barril en los últimos diez meses.

Por Erika Manchego Chavez, Minería / Commodities / Sectores Primarios, Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

En lo que va del 2013, los precios de los commodities han tenido comportamientos diferenciados. Los metales se encuentran en una tendencia a la baja, el gas natural al alza, los productos agrícolas estables – después de haber caído desde mediados del 2012 – y el petróleo se mantiene en un rango entre US$ 80 y US$ 100 por barril en los últimos diez meses.
Al 26 de abril, los commodities que han mostrado una mayor caída en sus precios son los metales preciosos. Los precios del oro y la plata han caído en 13% y 21%, respectivamente.
Si bien, la mayor parte de esta caída se dio durante abril, los precios se encuentran en una tendencia a la baja desde octubre del 2012.
La tendencia a la baja de los metales preciosos está desalineada de los fundamentos del mercado físico, que siguen siendo positivos.
La reciente caída de los precios de los metales preciosos habría afectado al precio del cobre, impulsándolo fuertemente a la baja. El cobre, a diferencia del zinc y el plomo, tiene un mercado financiero más desarrollado y es probable que por este motivo haya seguido la corriente de los metales preciosos. De hecho, los fundamentos del cobre no han cambiado durante el último mes. Sin embargo, en
abril, las posiciones netas en el mercado financiero del cobre han pasado de ser largas a cortas; es decir,
actualmente existen más inversionistas que apuestan a una caída del precio del cobre que aquellos que apuestan a un incremento. Así, el precio del cobre ha caído 11% en lo que va del año, aunque sólo en abril cayó 7%.
Los precios del zinc y el plomo han caído 9% y 13%, respectivamente, durante el 2013. Sin embargo, no existe una dirección fija. Desde el 2012 los precios de estos metales se mantienen relativamente estables. A pesar de que los fundamentos no han sido positivos en este periodo (exceso de oferta mundial e inventarios en niveles muy elevados), los precios han respetado un nivel de soporte de US$ 0.80 por libra, sin caer por debajo de este valor desde junio del 2010.
Los precios de los commodities agrícolas no tienen una dirección definida aún. Los precios se incrementaron fuertemente el año pasado debido a la sequía en EEUU. Sin embargo, debido a las mejores perspectivas de siembra en los países sudamericanos y a una disminución en la intensidad de la sequía en EEUU, los precios han estado corrigiendo. Aparentemente, en estos mercados los precios están más alineados con sus fundamentos. El periodo mayo-junio será especialmente importante para definir la tendencia en este grupo de commodities. La siembra en EEUU está en su etapa inicial, cuando los cultivos son más vulnerables a condiciones climáticas desfavorables. Si bien la sequía continúa disminuyendo su intensidad, el área afectada es alta (60%) comparada con el promedio de los últimos cinco años (44%).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here