SHARE

En lo que va del 2013 los commodities agrícolas han mantenido la tendencia a la baja que iniciaron durante el segundo semestre del 2012, luego de que la intensidad de la sequía en EEUU empezó a reducirse.
Durante los próximos meses, es probable que los precios de los commodities agrícolas dependan de los avances en los cultivos en EEUU. La cosecha en Argentina y Brasil – importantes exportadores de granos en el mundo – estaría terminando y los resultados habrían sido positivos tal como se esperaba, por lo que no impactaría en los precios.

Por Daniela Estrella Morgan, Economía Internacional, Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank


En lo que va del 2013 los commodities agrícolas han mantenido la tendencia a la baja que iniciaron durante el segundo semestre del 2012, luego de que la intensidad de la sequía en EEUU empezó a reducirse.
En abril, los precios han tenido un ligero repunte, debilitando la tendencia a la baja. Este repunte respondería a un rebote técnico, los precios cayeron hasta sus niveles previos a la sequía y estarían rebotando. Además, existe también un factor fundamental, durante abril y mayo se siembran los cultivos para la nueva temporada en EEUU y a la fecha, la cantidad sembrada es significativamente inferior a la de años anteriores, generando preocupación en el mercado.

Durante los próximos meses, es probable que los precios de los commodities agrícolas dependan de los avances en los cultivos en EEUU. La cosecha en Argentina y Brasil – importantes exportadores de granos en el mundo – estaría terminando y los resultados habrían sido positivos tal como se esperaba, por lo que no impactaría en los precios.
De continuar el retraso en la siembra de los cultivos durante las próximas semanas, es probable que los precios continúen subiendo. De lo contrario los precios retomarían la tendencia a la baja.

Temores por cultivos de EEUU
En el 2012 los precios de los commodities agrícolas tuvieron un fuerte incremento por la sequía que afectó gran parte de las zonas productoras. La intensidad de la sequía se ha estado reduciendo, después de alcanzar su nivel más alto en julio del 2012, cuando 81% del territorio continental de EEUU presentaba algún nivel de sequía. Al 30 de abril del 2013, la tasa era de 60%. Si bien, este porcentaje sigue siendo alto comparado con años anteriores (42% en promedio en el periodo 2007-2011), las predicciones de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA, por sus siglas en inglés) son favorables. Así, las mejoras que NOAA pronostica se centran en los estados productores de granos, aunque sigue previendo persistencia de la sequía en otros estados.
La menor intensidad de la sequía en EEUU ha estado influyendo en los menores precios de los commodities agrícolas durante los primeros meses del 2013. Sin embargo, algunos importantes estados productores de EEUU han estado recibiendo fuertes lluvias y nieve en las últimas semanas, lo que ha originado un retraso en la siembra de los cultivos que está ejerciendo presiones al alza en los precios.
EEUU es el principal exportador de trigo, maíz y soya en el mundo, con participaciones de 22%, 32% y 37%, respectivamente. Según, el Departamento de Agricultura deEEUU (USDA, por sus siglas en inglés), al 28 de abril del 2013, el maíz sembrado alcanzaba el 5% de lo que se espera sembrar en el año. Este porcentaje es bastante inferior a lo que se había sembrado a la misma fecha en la temporada pasada (49%) y al promedio del periodo 2008-
2012 (31%).
El retraso en la siembra de maíz es importante debido a que hace a los cultivos más vulnerables para cuando llegue el verano. Así, además de retrasar la cosecha del año podría dañar los cultivos y afectar los rendimientos. Esta situación se da cuando en EEUU ya se manejan los inventarios más bajos desde el año agrícola 1995/96.
Al igual que el maíz, la siembra del trigo de primavera (responsable del 30% de la producción de trigo EEUU, el otro 70% es aportado por el trigo de invierno cultivado en el periodo setiembre – julio) también se ha retrasado. Según USDA, al 28 de abril del 2013, solo se había sembrado 12%, comparado con 70% en el 2012 y 37% en el periodo 2008-2012. La data para la siembra de soya aún no ha sido publicada; sin embargo, es probable que también se observe un retraso.
Así, las perspectivas no son del todo favorables para los precios de los commodities agrícolas. Aunque aún es muy pronto para decir que el reciente repunte en los precios podría indicar un cambio de tendencia, es necesario que las condiciones climáticas se normalicen para que los agricultores puedan sembrar con celeridad lo que resta de los cultivos y poder reponer los inventarios.

Posiciones netas se incrementan
La información al 30 de abril muestra un ligero incremento en las posiciones netas (posiciones largas menor posiciones cortas) en commodities agrícolas. Las posiciones largas (apuestas a que el precio va subir) se han incrementado y las posiciones cortas (apuestas a que el precio va caer) se han reducido. Esta dinámica habría influido en el incremento de precios de las últimas semanas.
A pesar de este ligero incremento, las posiciones netas en maíz y soya se encuentran bastante reducidas respecto a como se encontraban al iniciar el 2013. Si bien, las posiciones netas en trigo se han incrementado ligeramente durante el 2013, se mantienen cortas en neto; es decir, existen más inversionistas que apuestan a menores precios que aquellos que apuestan a un incremento.
Es probable que si la siembra de los cultivos se continúa retrasando los precios tiendan a subir e incluso la magnitud del incremento podría ser exacerbado por las posiciones netas.
Algunos agricultores han señalado que la situación aún no es crítica por lo que podrían ponerse al día durante las próximas semanas. En teoría, la siembra de maíz y trigo se realiza casi hasta fines de mayo, mientras que la siembra de soya puede darse hasta los primeros días de junio.
Por lo tanto, la situación todavía podría revertirse y los precios de los commodities agrícolas podrían volver a cotizar a la baja una vez que se regularicen las siembras de los cultivos en EEUU.