SHARE

El gran acuerdo del año, y quizás de la historia del mundo publicitario, entre Omnicom y Publicis, ha revolucionado a las marcas. El miedo ante sus intereses no ha tardado en aparecer y son muchas las que dudan de la efectividad de sus campañas a partir de ahora.

Lorna Tilbian, director y responsable de medios en Numis Corporation, cree que los clientes no se tienen que preocupar sobre sus secretos comerciales. Considera que marcas como Pepsi y Coca-Cola pueden estar seguras de que no estarán en peligro porque sus rivales estén el mismo grupo. Tilbian pone de ejemplo la unión que tuvo lugar en 1986 entre BBDO y DDB, un trato en el que no hubo repercusiones. Explica que por aquel entonces, los clientes también se horrorizaron ante la idea de ver a sus grandes enemigos en el mismo grupo pero que para eso existen redes diferentes.”

Similar es la opinión de Fiona McAnena, ex vicepresidenta de innovación de PepsiCo. En este caso considera que las únicas preocupaciones de los clientes deberían ser sus riesgos y oportunidades, y conocer las interrupciones de la gente que trabaja para ellos. “¿Por qué van a estar distraídos? También estaría mirando diferentes oportunidades y mirando qué agencia puede hacer por mí algo ahora que no pudiera hacer antes”, afirma McAnena.

Dominic Proctor, presidente global de la unidad de inversión de medios de GroupM de WPP, considera que “ninguno de los dos grupos, ni Omnicom ni Publicis, pueden traer la inversión a todos sus equipos de forma efectiva como compañías individuales, por lo que será divertido ver si ellos lo pueden hacer juntos”.

Con la unión de los grandes grupos publicitarios, Maurice Lévy, hasta el momento director de Publicis, pasará a ocupar el cargo de presidente. Por eso, Andy Collins, miembro de M&A Advisers Results International, no descarta la posibilidad de que Lévy esté dispuesto a firmar algún acuerdo más antes de retirarse del mundo de los negocios.