SHARE

Todos necesitamos adaptación a nuevos espacios, también los millennials.

Estar preparado en el mundo de hoy requiere capacidad de comunicación y destreza digital, así como saber relacionarse con las generaciones previas. Un 63% de las personas que toman las decisiones en los negocios y un 68% de los reclutadores corporativos dicen que es difícil trabajar con los millennials. Y muchos han señalan que los recién graduados no están preparados adecuadamente para tener éxito en sus puestos de trabajo.

Además, tanto educadores como los líderes de los negocios reconocen que la competitividad en el futuro depende del talento de la generación millennial. De hecho, un 74% de los no-millennial están de acuerdo en que los recién graduados ofrecen a las empresas nuevas habilidades y valiosas capacidades. El trabajo en escuelas y empresas hacen que la productividad aumente. De hecho, los estudiantes tienen más pasión en lo que hacen que antes, son innovadores, colaboran y enfocan sus objetivos.

Un 74% de los no-millennial considera que las empresas deben juntarse con escuelas y universidades para mejorar los currículums y preparar a los estudiantes para los nuevos puestos de trabajo. La educación superior y las empresas colaborando para mejorar el futuro de los trabajadores. Por ejemplo, integrar educación y empresa supondrá una mejora en las habilidades de los futuros empleados. En este sentido, los millennials se adaptarán al entorno. Crecerán en un espacio más rápido, trabajando de acuerdo a unos objetivos. De hecho, nuestro futuro económico, social y cultural está en las manos de esta generación millennial, con la que hay que trabajar conjuntamente para sacar todo su potencial y crear la innovación de la sociedad del mañana.

MILLENNIALS