SHARE

Parece un contrasentido, pero el papel resulta muy “sexy” para los nativos digitales, tanto que las tradicionales cartas comerciales ganan en eficacia a los emails a la hora de conectar con este tipo de público.

Así lo concluye al menos un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por Defacto Research que entrevistó más de 1.000 consumidores de entre 15 y 30 años.

El 58% de los consumidores que recibieron y leyeron una carta personalizada a su nombre visitó después los puntos de ventas físicos del remitente. Y no sólo eso, el 43% realizó allí algún tipo de compra.

Por otra parte, el 65% de los jóvenes contactados a través de cartas comerciales tradicionales visitó la tienda online del remitente y el 30% efectuó a través de este canal alguna transacción.

Los porcentajes de visita al punto de venta y de compras encogen, por el contrario, considerablemente si nos fijamos en el grado de respuesta de los consultados a los emails comerciales. De esta manera, sólo el 25% de los jóvenes contactados a través de un email comercial visitó los puntos de venta offline del remitente y apenas el 16% realizó alguna compra. Eso sí, el 82% de los consumidores expuestos a un email comercial visitó después la tienda online del remitente.Aun así, y pese a este elevado porcentaje, sólo el 38% de los consumidores se convirtieron después en compradores.

En aspectos como el contenido, la credibilidad y la calidad las cartas comerciales de papel doblan casi en eficacia a los emails, asegura el informe de Defacto Research.

CARTAS-COMERCIALES