SHARE

Google se hará cargo de una ex imprenta de 3.200 metros cuadrados del distrito de Mission en San Francisco como parte de un esfuerzo por contratar ingenieros que no quieren trabajar en sus enormes oficinas centrales de Silicon Valley, señala Tim Bradshaw en el Financial Times.

Se cree que en ese espacio, que puede albergar a 200 personas, estarán las empresas nuevas que vaya adquiriendo Google.

Howard Quinn, la imprenta de diarios y catálogos, estuvo en Alabama Street 298 durante cincuenta años, hasta que cerró en 2012. El edificio de los años noventa está ubicado en una zona habilitada para la fabricación industrial, por lo que las compañías de hardware pueden allí desarrollar dispositivos tecnológicos. Google pagó u$s 3.200 millones por Nest Labs, fabricante de aparatos para “hogares inteligentes” incluyendo termostatos y alarmas de humo, y una suma no revelada por Bot and Dolly, una startup de San Francisco que produce robótica para productores cinematográficos.

El alquiler del nuevo espacio en San Francisco sugiere que Google quizás tenga planes de comprar más firmas de hardware para incursionar en mercados como robótica y tecnología de vestir.

Cuando Google está comprando empresas, no quiere que ese personal trabaje en el inmenso edificio corporativo de San Francisco o Mountain View, contó un allegado. Por lo tanto, están adquiriendo algo con onda en Mission donde los ingenieros quieran trabajar”.

La iniciativa de Google es el último ejemplo de la creciente tendencia de las compañías de internet de Silicon Valley: expandir su presencia en la ciudad de San Francisco.

Debido a la gran guerra por el talento tech, las compañías quieren ser más atractivas para los nuevos empleados, permitiéndoles vivir y trabajar en mejores zonas de la ciudad y no tener que viajar todos los días hasta las ciudades de Silicon Valley como Mountain View, Palo Alto y Cupertino.

GOOGLE-SILICON-VALLEY