SHARE

McDonald’s ha iniciado un lento movimiento de transición que lo podría estar alejando de la comida rápida hacia lo que podríamos denominar como un negocio más al estilo de las cafeterías.

Esto no significa que la compañía vaya a dejar de ofrecer a los consumidores sus conocidas hamburguesas y patatas fritas sino que se trata de una evolución en su modelo de negocio siguiendo las tendencias del sector.

Aunque puede que pasen bastantes años hasta que el cambio se produzca al completo, lo cierto es que McDonald’s ya ha lanzado un menú de prueba en la ciudad de San Diego (EEUU). Un nuevo menú de desayuno que incluye el tradicional café que caracteriza a los negocios a los que la compañía podría estar acercándose.

Si McDonald’s comienza a implementar elementos atractivos a su menú desayuno que combinen con su McCafé, entonces podría encontrar una nueva vía para el crecimiento de la compañía y una nueva forma de captar nuevos clientes.

Por ejemplo, si un cliente va a un McDonald’s para tomarse un McCafé, lo más probable es que se sienta tentado a probar su Petite Breakfast que incluye pasteles de frambuesa y crema (suponiendo que la compañía extienda esta oferta a todos los restaurantes). Si el cliente pide un McCafé junto a un Petite Breakfast, tan sólo le costará 1,29 dólares mientras que si decide tomar tan sólo el Petite Breakfast tendrá que pagar 1,99 dólares.

Las primeras críticas que ha recibido la implementación de estos nuevos elementos en el menú de McDonald’s han sido fuertes lo que se traduce en una señal positivas para aumentar la demanda de sus variados productos lo que se traduce en un paso en la dirección de su negocio.

Los últimos datos señalan que McDonald’s necesita incluir nuevos cambios. La compañía podría ser la cadena de restaurantes más grande del mundo pero todavía necesita catalizadores de crecimiento. No es la primera vez que la compañía ha mostrado su deseo de ampliar su alcance en el sector del desayuno donde cuenta con una gran ventaja sobre sus competidores pero necesita seguir innovando para mantenerse.

En este sentido sus principales competidores en un futuro no serán Wendy y Burger King sino Dunkin’ Brands y Starbucks. El primero ha implementado cambios para ofrecer un modelo más centrado en el cuidado de la salud y ha obtenido resultados positivos con 45 trimestres consecutivos de crecimiento.

En el caso de Starbucks también se encuentra realizando un duro esfuerzo para aumentar su hueco en el sector de los desayunos. La compañía también está realizando cambios orientados a productos más saludables con el objetivo de aumentar sus clientes y su modelo de negocio continúa disfrutando de una alta demanda entre los consumidores.