SHARE

Microsoft accedió a la casilla de correo de una persona sin su consentimiento (pero con la orden de un juez); era para detectar alguien que vendía código de Windows 8; Apple, Google y Yahoo disponen lo mismo en sus términos de uso; qué sucede en la Argentina.

Todo comenzó con el arresto en Seattle de Alex Kibkalo, que supo trabajar como arquitecto de software en Microsoft, y que en 2012 le ofreció a un periodista venderle código de Windows 8, y claves para activar ese software (antes de que la compañía presentara oficialmente el sistema operativo).

El periodista se puso en contacto con Microsoft para verificar la autenticidad del código, y ahí es donde sucedió algo que ayer tomó al mundo tecnológico por sorpresa: investigadores de Microsoft entraron a la cuenta de Hotmail del periodista sin su consentimiento, para encontrar quién le había enviado el material, dando así con Kibkalo.

Esto generó una polémica internacional, lo que motivó la publicación de un comunicado de Microsoft en donde aclara que se trató de un caso extraordinario, y que existía la orden de un juez estadounidense que los autorizaba a acceder a la casilla de correo electrónico de ese usuario para encontrar quién estaba ofreciendo algo que es propiedad de Microsoft.

En el texto la compañía aclara que la posibilidad de acceder por razones de fuerza mayor a la cuenta de sus usuarios está anotada explícitamente en los términos y condiciones de uso, pero que igualmente cambiará la manera de hacerlo, requiriendo un equipo legal EXTERNO a la compañía para analizar pedidos así.

Pero como destaca The Guardian, otros proveedores de correo electrónico como Apple, Google o Yahoo se reservan exactamente los mismos derechos en sus contratos de uso en Estados Unidos, y siempre por razones similares, es decir, si creen de buena fe que en ese correo electrónico habrá pruebas de que alguien está haciendo algo para vulnerar la compañía, sin que haya que recurrir a la Justicia, o respondiendo a un requerimiento de ella.

Este hecho, como otros, deja en claro que la enorme mayoría de los usuarios no lee los términos y condiciones de los servicios que está usando.

Fuente: La Nación de Argentina

 EMAIL

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here