SHARE

Desde la muerte de Steve Jobs muchas han sido las dudas que se han planteado sobre el futuro de Apple.

Yukari Iwatani Kane, ex reportero del diario The Wall Street Journal, provocó un gran revuelo con la publicación de su libro “Haunted Empire: Apple After Steve Jobs”.

En este libro se presenta a la compañía como si estuviese atravesando un periodo de estancamiento ideológico tras la muerte de Jobs. Y claro, como todo aquello que insinúa el posible ocaso del final de la gloria de Apple, ha generado cierta molestia.
Pero lo que se cuenta en este libro no es del todo una locura. Apple bajo el mandato de Steve Jobs vivió una época de éxitos sin precedentes pero nada dura para siempre y en algún momento a las empresas se les acaban las ideas, la competencia mejora o simplemente sus planes de ejecución se quedan cortos.

Kane deja claro que para él Apple nunca volverá a ser el rey de la innovación que fue antaño y que su liderazgo actual está bajando significativamente. En su libro, Kane cita al profesor de Harvard Business School, Gautam Mukunda, que explica que ni siquiera Apple es inmune a su teoría de que las empresas no pueden crecer para siempre y que en algún momento tienen que estabilizarse.

En relación a factores como la presión de los competidores internos, Mukunda explica que “hay fuerzas en cualquier ambiente y cualquier mercado que constantemente arrastran a las empresas hacia abajo. Lo que Apple hizo fue una violación de la física de los negocios durante un tiempo demasiado largo”.

Jobs transformó Apple en un gigante con la introducción de productos revolucionarios como el iPhone o el iPad gracias a unos diseños brillantes y una excelente comercialización que sólo Apple podría ofrecer. Ahora bajo el liderazgo de su nuevo CEO, Tim Cook, Makunda señala que “Apple puede ser una empresa ordinaria o una empresa extraordinariamente excelente pero no puede ser ambas a la vez”.

Durante el mandato de Cook, Apple consiguió unos ingresos por valor de 58.000 millones de dólares en el primer trimestre de 2014 (mejor trimestre de su historia) y sumó 170.000 millones de dólares en ingresos en 2013. Pero las cifras y los números pueden ser engañosos y sino, basta con echar un vistazo a Microsoft. Sus ventas bajo el CEO Steve Ballmer crecieron mientras que la compañía se convertía cada vez en más irrelevante para la industria.

Los informes apuntan a que Apple se encuentra desarrollando un iWatch (dispositivo de seguimiento de salud). Si este nuevo dispositivo se convierte en un éxito, calalría la boca de Kane y otros expertos que realizan pronósticos similares para la empresa. Pero, en el caso de que resulte ser un fracaso, Apple debería aceptar que se encuentra en un estancamiento creativo.

Además nos encontramos con el avance de la competencia. Facebook está invirtiendo en unos auriculares de realidad virtual, Amazon se encuentra trabajando en sus drones “repartidores” y Larry Page, CEO de Google, ya está hablando de la auto conducción de vehículos.

Kane recalca que la gran mayoría de los ejecutivos que actualmente trabajan en Apple lelvan en la empresa más de 15 años y que “nadie puede permanecer a la vanguardia para siempre”. Afirma que trabajar en Apple ya no es sinónimo de lo que era y que los jóvenes talentos que despuntan en Silicon Valey prefieren crear sus empresas o trabajar para otras.

Aunque Apple ha efectuado algunas contrataciones interesantes en los últimos tiempos, Kane cree que Cook es demasiado cómodo como para seguir proyectando la imagen que Apple tiene en el mercado desde hace bastantes años. La mayoría de los expertos califican de pesimistas los pronósticos y declaraciones de Kane pero ¿y si se acerca el fin del reinado de Apple?

 APPLE-LOGO