SHARE
ARREGLO-ESCRITORIO

Tal vez sea una de las últimas cosas a las que les demos importancia, debido al ajetreo constante que vivimos en una empresa y nunca nos preocupamos por mantener un buen arreglo de los documentos que están colocados en nuestros escritorios o simple y sencillamente nos deshacemos de cualquier papel antes de que este pueda llegar a tocar siquiera nuestra mesa de trabajo, señala German Rivera.

 Existen bases científicas donde quedó demostrado que un mal arreglo de nuestro escritorio puede ser la causa de ser menos productivos, de tener un menor control sobre nuestros papeles de trabajo o por el contrario mostrar una obsesión que raya en la exageración por mantener todo bajo un orden estricto que nadie puede tomar nada de lo que se encuentre sobre el escritorio.

A continuación mencionaré como se le denomina a cada persona en relación al arreglo de su escritorio, pues podría ser un síntoma de la verdadera personalidad a la que nos estamos enfrentando sin que le hubiéramos puesto atención al respecto, estas son las categorías en las que podríamos encajar:

1. Papirofóbico
Se refiere a aquellas personas que les da pánico tener papeles y libros sobre su escritorio, porque simple y sencillamente no quieres acordarse o pretenden evadir el trabajo pendiente por realizar; sin embargo a estas alturas donde está de moda la sustentabilidad podrían objetar que lo que menos quieren es tener papeles sobre el escritorio para demostrar que están ayudando al medio ambiente al no imprimir todos los documentos que les hacen llegar y prefieren trabajar exclusivamente en la computadora.

2. Papiromaníaco
Son todo lo contrario a los papirofóbicos, se refiere a la gente que les gusta tener pilas y pilas de papeles en el escritorio y de ser posible también en el piso o alfombra de su oficina o lugar de trabajo, para demostrar que lo que siempre les sobra es trabajo y por eso tienen que estar hasta las 10 de la noche para poder sacar la chamba adelante, cuando hay ocasiones que ni siquiera se acuerdan que papeles de trabajo tienen sobre cada pila que hay en el escritorio. En algunas ocasiones podemos ver su ansiedad y estrés a simple vista, pues el ver papeles y papeles de trabajo sin ver una disminución de los mismos, podría ser la causa de que vivan en la locura total y esto sea causa de que pierdan efectividad respecto al cumplimiento de objetivos.

3. El tecnomaníaco
Son los que tratan de demostrar que con tecnología se puede hacer prácticamente todo, desde una llamada telefónica hasta tener juntas por medio de gadgets sin necesidad de abandonar el lugar de trabajo. Se trata de gente que tiene en su escritorio dos teléfonos comunes y corrientes, dos celulares, una tablet, una pc, su ipad con audífonos y si se puede hasta una TV de pantalla plana con Wi-Fi para demostrar que con toda esta tecnología a su alcance van a ser los nuevos creadores del nuevo Apple, Facebook y Twitter. Este tipo de personas no se da cuenta de que están perdiendo mucho contacto con la gente que está a su alrededor, pero sobre todo que los deja de escuchar, perdiendo una gran cualidad que se necesita para el desarrollo profesional dentro de una organización.

4. El primero como luego existo
Son el tipo de personas que primero están sus sagrados alimentos antes de que cualquier cosa pase, entre los papeles de trabajo podemos encontrar desde una torta, pizza, pastelillos, galletas, café y atole, solo por mencionar algunos ejemplos, Este tipo de personas mencionarán que necesitan de la energía de los alimentos para poder producir, cuando lo único que están reflejando es un falta absoluta de disciplina y de respeto para con sus demás compañeros, porque si se levantaran más temprano o tuvieran más cuidado con los alimentos que consumen seguramente mejorarían su productividad dentro de la empresa. Eso sí, siempre dirán que pueden comer y trabajar al mismo tiempo para justificar sus malos hábitos.

5. El del arreglo obsesivo compulsivo
En esta categoría se encuentra aquellas personas que les gusta tener impecable su lugar y hay de aquel que intente mover algo de su escritorio porque podría causar su ira, debido a que tienen una obsesión por tener todo súper arregladito y bajo control, los lápices en cierta posición con punta impecable, ni se diga los libros o expedientes, no les gusta tener la mínima cantidad de polvo y siempre cargan un trapo o una toallita húmeda para evitar contacto con bacterias o algún tipo de virus con el que se puedan contagiar. Es gente que puede llegar a estar enferma sin que se dé cuenta de lo que está ocurriendo con su forma de mantener arreglado su espacio.

El arreglo de los escritorios nos puede indicar una tendencia sobre la personalidad y comportamiento de los individuos que forman parte de la organización y podría denotar parte de incompetencia y fallas en la productividad de los empleados que les impide ser exitosos, así que no tomemos a la ligera esta situación y démosle la importancia necesaria que podría en un momento dado ser el factor que pueda ser la diferencia entre lograr o quedarse en la orilla de la consecución de los objetivos.

(Fuente: Mercado2)

 ARREGLO-ESCRITORIO