SHARE

Sony y Adidas han exigido a la FIFA una rápida y contundente explicación a las acusaciones que ponen en la picota a la organización presidida por Joseph Platter por haber aceptado supuestamente sobornos por parte de Qatar para acoger el Campeonato Mundial de Fútbol de 2022. “Como socios de la FIFA, esperamos que estas acusaciones sean investigadas”, explicaba ayer en un comunicado Sony. La compañía japonesa espera que la organización no haya entrado en contradicción con los valores de integridad, ética y justicia que, según algunos, habría vulnerado para la elección del país anfitrión del Mundial de Fútbol de 2022.

Adidas ha exigido asimismo a FIFA una investigación de las acusaciones de corrupción que pesan sobre esta organización desde hace días y no ha ocultado su preocupación por la “mala prensa” de la federación a la que la marca alemana presta su apoyo desde hace años.

El diario Sunday Times dice tener en su haber documentos internos que prueban que la FIFA habría recibido sobornos por parte de Qatar para acoger el próximo Mundial de Fútbol de 2022, algo que el emirato niega, sin embargo, con contundencia.

Por su parte, la FIFA ha respondido a estas graves acusaciones anunciando una investigación sobre el proceso de elección de los países anfitriones del Mundial de Fútbol de 2018 (Rusia) y de 2022 (Qatar). El resultado de esta investigación verá la luz en julio, días después de la esperada final del Campeonato Mundial de Fútbol de Brasil.

“Tenemos confianza en que esta investigación sea llevada a cabo con la máxima prioridad”, anunciaba ayer Adidas en una comunicado. “Aun así la negatividad del debate público generado en torno a la FIFA no es bueno ni para el fútbol ni para la propia institución ni tampoco para sus socios”, apostilla la marca deportiva alemana.

La elección de Qatar como país anfitrión del Mundial de Fútbol de 2022 ha sido especialmente discutida por el caluroso clima del país árabe. Unas condiciones que impedirían la celebración del famoso campeonato en verano y forzaría su celebración en otra época del año, lo que haría añicos el calendario de los clubes europeos de fútbol.

El fútbol internacional es un negocio millonario con el que la FIFA se está haciendo literalmente de oro. El año pasado la FIFA ingresó en sus arcas alrededor de 1.400 millones de dólares. De esos 1.400 millones, 600 millones procedieron de derechos de transmisión y otros 400 de sponsors y socios como Sony, Adidas, Coca-Cola, Emirates, Hyundai y Visa.

(Fuente: marketingdirecto.com)