SHARE
COSTARNOS-EL-PUESTO

La mayoría sabe que nuestros perfiles en las redes son consultados por los departamentos de recursos humanos para conocer mejor a quién están contratando y para saber cómo hablamos de la empresa.

En este artículo les mostramos 15 errores que pueden hacer que las empresas cambien su visión sobre nosotros y podamos arrepentirnos después.

Actividades ilegales
En las redes, a veces, subimos fotos o vídeos en los que salimos haciendo cosas que no deberíamos, a veces incluso cosas ilegales. Los empleados de recursos humanos pueden verlo y basarse en esos contenidos para hacer un perfil que no nos beneficia y que, incluso, haga que no nos llamen para una entrevista.

Insultos y alcoholismo
Aparecer en nuestro perfil de Facebook bebiendo alcohol en grandes cantidades, hablando de las borracheras o insultando a todo el mundo que no nos cae bien no es bueno para la idea que se puedan hacer nuestros futuros entrevistadores sobre nosotros.

Mala gramática
Si escribimos mal en nuestros perfiles en las redes sociales, estamos demostrando que no prestamos atención a los detalles y que tenemos poco interés en las cosas que escribimos y que le contamos a los demás.

Mentir sobre nuestra experiencia
Obviamente, debe haber una unidad entre lo que contamos en nuestro perfil de LinkedIn y lo que contamos en nuestro currículum en papel, ya que puede indicar que estamos mintiendo. Si no decimos realmente la formación que tenemos, puede dar lugar a que el entrevistador piense que nuestra formación es menor de la que alardeamos en las redes sociales y un mentiroso no es algo que quieran las empresas entre sus trabajadores.

Fotos desnudo
Desnudarse en público muestra confianza en uno mismo, pero esta confianza puede dar lugar a que los entrevistadores piensen que somos egocéntricos y, cuando el trabajo en equipo es lo más importante, los egos no ayudan.

Falta de presencia en redes
Aunque parezca contrario a lo anterior, no tener perfiles en las redes sociales puede dar a entender a las empresas que somos muy introvertidos o que no conocemos las nuevas tecnologías y que no estamos al día de las tendencias digitales y, siendo claros, a una persona que no conoce las redes sociales ahora le va a costar mucho ponerse al día, y las empresas no están para perder el tiempo.

Comportamiento obsceno
Cuidar el perfil en la red es muy importante. Bloquear álbumes de fotos en los que puede salir alguna imagen comprometida nuestra, por ejemplo, es sencillo y puede evitarnos algún que otro problema. Puede que algunas empresas no lo tengan en cuenta al principio, pero puede que le enseñen a usar sus perfiles en redes de manera más eficaz y más acorde a los principios de la empresa.

Sus fotos de fiesta el día que está de baja
Si le etiquetan en una foto en la que sale con sus amigos en un bar el día que se pidió libre por estar enfermo, implica que ha perdido toda la confianza que podía tener la empresa en usted. Hay que ser consecuente con lo que se dice y lo que se hace. Si está enfermo, quédese en casa y, si no lo está, al menos, que lo parezca.

Quejarse del trabajo
Si no le gusta su trabajo, no lo diga en las redes. Buscar información referida a una compañía o a una persona es muy fácil con las herramientas que ya existen y ver a los empleados hablar sobre una futura entrevista de trabajo en otro sitio no ayuda para que piensen bien de nosotros.

Atacar a sus jefes anteriores
Hablar mal de un antiguo jefe es como hablar mal de una ex pareja cuando ya se tiene otra: no tiene sentido hacerlo y puede querer decirle al nuevo jefe que también lo va a hacer de él. Una persona rencorosa no es bien recibida en una empresa.

Compartir secretos de la empresa
Los temas internos y los métodos de trabajo de una empresa no son temas públicos, por lo que no deberían salir de la oficina. La confianza que las empresas ponen en sus empleados es muy grande y debería ser tenida en cuenta. Cuando una empresa quiera que los demás sepan algo, lo harán ellos mismos y con una estrategia y unas razones determinadas.

Muestras de odio
Ser racista, homofóbico, despreciar otras religiones es algo que nadie quiere ver, a menos que piensen igual. Las empresas tienen unos valores y un compromiso con la sociedad y no pueden dejar que este tipo de comentarios sean vinculados con su nombre ni con su trabajo.

Publicar informaciones falsas
Publicar insultos sobre otras personas y hablar mal de ellas, al igual que decir algo que no es verdad o sacar conclusiones precipitadas que sólo pueden ser malinterpretadas no hace ningún favor a la imagen que tiene de nosotros la empresa que nos va a contratar o en la que trabajamos.

Falta de compromiso
Si trabajamos en un departamento que exija conseguir el compromiso de nuestros clientes, debemos trabajar nuestros perfiles de la misma manera.

Los errores del pasado
Los errores del pasado no tienen por qué repetirse, pero sientan un precedente que la empresa puede tener en cuenta. Hablar de ellos con naturalidad, sin ocultarlos, y hacer saber que no van a repetirse y comprometerse a ello nos dará un punto a favor siempre que nuestra actitud en el trabajo y en las redes que frecuentamos vayan acorde.

 

 COSTARNOS-EL-PUESTO