SHARE
BILL-GATES-WARREN-BUFFET

Son dos de los hombres más poderosos del mundo. Sus fortunas superan el PIB de muchos países.

No mucho tiempo después de conocer a Warren Buffet, en 1991, Bill Gates, creador de Microsoft, que entonces tenía 36 años, preguntó al oráculo de Omaha por su libro favorito sobre negocios. Buffet, el inversor más exitoso del mundo, no lo dudó: “Business Adventures”, recuerda Javier Mesones en Yahoo! Finanzas.

Le envió su propio ejemplar de un libro del que ni Gates ni la mayoría de los mortales había oído hablar. Hasta ahora, porque el fundador de Microsoft ha desvelado la historia. Más aún, el multimillonario asegura coincidir con Buffet en que “Business Adventures”, una colección de 12 extensos artículos que el periodista John Brooks publicó en New Yorker en los años 60, sigue siendo el mejor libro de negocios que ha leído nunca.

Así lo ha escrito Gates en un artículo en The Wall Street Journal, que sin duda hará que el olvidado libro regrese con toda su fuerza a las librerías de todo el mundo. “Hoy en día, más de dos décadas después de que Warren me lo prestó-y más de cuatro décadas después de su primera publicación-, ‘Business Adventures’ sigue siendo el mejor libro de negocios que he leído nunca” y “John Brooks sigue siendo mi escritor favorito sobre el mundo empresarial”.

Para Gates los artículos de Brooks, escritos hace 50 años, tienen hoy toda su vigencia a la hora de enfrentar la puesta en marcha de un negocio. Y la tienen a pesar de que cuando en 1966 Brooks analiza a Xerox, cuya impresora entonces pesaba 650 libras, costaba 27.500 dólares y necesitaba de un extintor por su tendencia a sobrecalentarse. El mundo de los negocios ha cambiado desde entonces, reconoce el empresario, pero lo ha hecho en los detalles y no tanto en los fundamentos.

Brooks creció en Nueva Jersey durante la Gran Depresión, asistió a la Universidad de Princeton, donde compartió habitación con el que después sería secretario de Estado George Shultz, y tras combatir en la Segunda Guerra Mundial regresó al periodismo con el sueño de convertirse algún día en novelista. Además de su trabajo en New Yorker, Brooks publicó un puñado de libros, de los que apenas algunos quedaron impresos. Murió en 1993.

Gates destaca cómo “a diferencia de muchos otros escritores de negocios de hoy en día, Brooks no reduce el éxito a lecciones o explicaciones simplistas (¿cuántas veces has leído que una compañía está despegando porque da a sus empleados comida gratis?)”. El fundador de Microsoft ensalza que Brooks escribiera artículos largos que enmarcan un problema, exploran en profundidad, introducen unos personajes convincentes y muestran cómo fueron las cosas para ellos.

En su artículo Gates desgrana varios de los escritos de Brooks, un “narrador magistral”, a su juicio, pero destaca por encima de todos aquel que tituló “Xerox Xerox Xerox Xerox”, que para el multimillonario por sí solo pertenece al Salón de la Fama del Periodismo. El periodista cuenta los principios de Xerox y cómo su temprana evolución cambió todos los planes iniciales.

Por ello Gates se sorprende aún más de que los directivos no apostaran decididamente por sus investigaciones, centradas en los años 70 en las redes Ehernet y la primera interfaz gráfica de usuario que más tarde desarrollarían Apple o la propia Microsoft.

Fue el error de unos ejecutivos que no apostaron por reinventarse. En este sentido, “el trabajo de Brooks es un gran recordatorio de que las reglas para el funcionamiento de un negocio fuerte y la creación de valor no han cambiado”, subraya Gates, para quien el factor humano es “esencial” en toda empresa. En este sentido, asegura que no importa si usted tiene un producto perfecto y el plan de producción y de comercialización correctos porque “todavía necesita a las personas adecuadas para dirigir y aplicar esos planes”.

Apostar por las personas. Una lección que Gates, como también Buffet en Berkshire Hathaway, ha llevado consigo a lo largo de su vida empresarial. “El trabajo de John Brooks trata realmente sobre la naturaleza humana, y es por ello por lo que ha resistido la prueba del tiempo”. Palabra de Bill Gates (y de Warren Buffet).

 

 BILL-GATES-WARREN-BUFFET