SHARE
BABY-BOOMERS-BACK

Hoy entre los 50 y los 70 años, es una generación que está generando, como hizo en su juventud, grandes cambios en la sociedad. Siendo jóvenes, definieron la agenda cultural y hoy vuelven a hacerlo cuando se retiran de la posición central en el trabajo.
Por Paula Molinari, autora de los libros “Turbulencia generacional”, “El salto del dueño” y presidenta de Whalecom.

“Ahora quiero disfrutar”, “me siento pleno”, “estoy dedicando tiempo a lo que me gusta”, “dedico tiempo a mis nietos y los disfruto a pleno”, “cada año, un viaje a un lugar desconocido”. Plenitud, salud, energía, espiritualidad, nuevos intereses, disfrute, calidad de vida, diversión, son los conceptos que hoy plantean los Baby Boomers en sus relatos y en la forma en que quieren encarar la vida.

Nuevamente, esta generación está forjando una nueva revolución, tal como ocurrió en su juventud. ¿A qué se debe? La expectativa de vida creció más de 30 años en un siglo: de 47,3 años en 1900 a 76,8 en el año 2000, cambiando el mix demográfico del planeta, poblado cada vez más por gente grande. De hecho, por primera vez en la historia de la humanidad, la cantidad de gente mayor de 65 años será mayor que los niños con menos de 5 años. Este nuevo grupo de gente grande saludable plantea otra forma de vida, tiene nuevos hábitos y conforma una nueva clase de consumidores.

Llega el “segundo tiempo”
El visionario Peter Drucker, hace años, lo anunciaba cuando definía sabiamente: “… en el futuro, desde una perspectiva histórica, esta época no se distinguirá por la tecnología, por internet, sino por el cambio sin precedentes en la condición humana. Por primera vez en la historia de la humanidad, la gente tiene opciones y decide.”

He aquí la buena noticia para mi generación, la de los Baby Boomers, nacidos entre 1945 y 1964: por un lado, debido a la prolongación de la expectativa de vida, por primera vez en la historia, la gente tendrá de 20 a 30 años de vida adulta productiva, con hijos ya adultos. Por otro lado, esta generación encara esta nueva etapa con energía, salud y mucha capacidad.

Pero como si esto fuera poco, todo esto ocurre justo en el momento en el que el mundo está atravesando grandes cambios en el trabajo, en los modelos de negocio y en cómo las empresas se organizan, posibilitando otra forma de contribuir. Un gran combo: adultos capaces con energía y autonomía en un mundo con oportunidades nuevas.

Esta nueva etapa en la vida adulta que inauguran los Baby Boomers, abre la puerta a nuevos intereses y ansias de explorar nuevas alternativas. Fundamentalmente, se conecta con la plenitud, con las pasiones, con el disfrute. Es una segunda adolescencia.
Denominamos a este estadío como Segundo Tiempo. Una nueva etapa de exploración en la que se tomarán nuevas decisiones de vida y se plantearán nuevas estrategias. En el desarrollo profesional, la estrategia consiste fundamentalmente en definir en qué invertir nuestra energía y nuestro tiempo.

Los Baby Boomers, una generación con gran influencia
Hoy entre los 50 y los 70 años, es una generación que está generando, como hizo en su juventud, grandes cambios en la sociedad. Siendo jóvenes, definieron la agenda cultural y hoy vuelven a hacerlo cuando se retiran de la posición central en el trabajo.

Repasemos algunos datos impactantes:
Son muchos: 72 millones en Estados Unidos, 15 millones en Gran Bretaña, 9 millones en Canadá, 8 millones en Argentina, más de 3 millones en Perú (mayores de 60 años), constituyendo un nuevo grupo de consumidores.

Son parte importante de la población: por ejemplo, 30% de la población de Estados Unidos.

En Estados Unidos 8,000 personas cumplen 60 años cada día y una cumple 50 cada 8 segundos.

El mundo se puebla de gente grande con otras aspiraciones: para el 2015, 1 de cada 5 personas en el mundo tendrá más de 65 años.

Antes, mientras las mujeres vivían más (y era habitual ver muchas mujeres grandes solas), actualmente se está emparejando la curva hombre-mujer.

72% siguen trabajando luego de retirarse.

Gente que se vuelve grande y se niega a abandonar los valores de su generación. En este Segundo Tiempo, redefinen qué implica “volverse grandes”.

Los valores en el Segundo Tiempo
Muchos de los valores de esta generación en su juventud se mantienen firmes y revivifican en el Segundo Tiempo, que es realmente una segunda juventud:

– Es importante disfrutar y sentirse bien: por un lado, la importancia del cuidado de la salud y por otro, la búsqueda de situaciones para disfrutar. Un nuevo modelo mental que pregona “la salud depende de ti” y se traduce en gente haciendo ejercicios, la búsqueda de nuevos métodos, la comida sana, los cambios de hábitos. Hay una obsesión por la salud y la energía.

– De jóvenes, fueron revolucionarios y cambiaron las reglas en todos los campos. Hoy ocurre lo mismo, generan nuevamente un cambio de paradigma: volverte mayor es disfrutar más.

– Con mayor tiempo libre se genera mayor posibilidad de disfrute. Optan por trabajar menos para disfrutar más.

– Se sienten de 40 años y se visten y actúan como de 40 años. “La juventud está en tus manos”.

– Sienten que tienen para aportar y muestran su capacidad y energía.

– Buscan estar entusiasmados. Buscan un proyecto que tenga que ver con sus ideales y las cosas que son importantes para ellos (¡muy individualistas!)

– Están productivos, seguirán productivos, muchos ganando dinero, otros generando aportes significativos.

– En esta segunda juventud encaran una época de exploración, de viajes, de aventuras y en muchos casos vuelven a las aulas y a actualizarse. Una renovación completa.

Los Baby Boomers redefinen y resignifican todo a su alrededor: cómo se ven a sí mismos, la relación con sus hijos, la relación con sus nietos y, obviamente también, la relación con el trabajo.

Entendido de esta manera, este Segundo Tiempo es una etapa que depara grandes gratificaciones y momentos de disfrute. Así lo muestran las investigaciones sobre la felicidad, que consignan mayores niveles a mayor edad.

Una nueva relación con el trabajo
La curva de carrera se redefine. ¿Qué es una curva de carrera? Es la intensidad con la que se trabaja en distintos momentos de la vida, ligada a la complejidad de la tarea y a la dedicación de tiempo que esta impone.

La curva de carrera en las “carreras tradicionales”, marcaba un crecimiento con los años hasta llegar a posiciones de mayor jerarquía. De golpe, la jubilación o el retiro llevaban esta curva de carrera a cero.

Los Baby Boomers redefinen la curva de carrera, generando un dibujo de campana: en la subida, mayor crecimiento y complejidad con un pico a los 50 años aproximadamente y, a continuación, una desaceleración de la carrera. Esta desaceleración conlleva otra diferencia: es muchas veces generada por la propia persona y no impulsada por la empresa en la que trabaja.

En síntesis, los Baby Boomers siguen trabajando pero no de la misma forma.

¿Cuáles son las preguntas que se formulan cuando buscan cambiar la forma de trabajo por una que les permita disfrutar más? Según Tamara Erickson, cinco son los temas:

1. Tiempo de dedicación: ¿cuánto tiempo quiero trabajar? ¿Cómo quiero que se distribuya ese tiempo?

2. Ritmo: ¿con qué presión quiero trabajar? Busco un trabajo tranquilo, que respete mis tiempos o valoro una actividad frenética, con mucha adrenalina.

3. Realidad económica: ¿necesito trabajar para generar ingresos? ¿qué ingresos necesito? ¿con cuál ingreso me siento cómodo?

4. Desafíos: ¿qué nivel de desafío busco? Quiero trabajar en algo que me empuje a aprender y genere tensión o prefiero el confort de la zona de confort y aprovechar de las cosas que conozco bien y en las que tengo mucha experiencia.

5. Responsabilidad: ¿qué nivel de responsabilidad busco? Valoro la complejidad y el peso de la responsabilidad, o busco la tranquilidad y “sentirme liviano”.

En el Segundo Tiempo, los Baby Boomers redefinen su estrategia y toman decisiones relacionadas con la asignación de su tiempo y energía. Las definiciones son personales y no existe un patrón determinado. La situación general es que se impone una definición. Por primera vez en su vida, el Baby Boomer siente que la expresión “el deber antes del querer” no lo representa más, y prefiere anteponer el querer al deber. Por primera vez, siente que elige donde poner su energía y determina poner foco en disfrutar.

 BABY-BOOMERS-BACK