SHARE

Gimen y se lamentan. Pululan alrededor de la oficina en busca de caramelos gratis. Los empleados improductivos tienen una excusa para todo. Estas son algunas de las frases que utilizan para explicarlas. Préstales tu atención y corrígelas para que las cosas vuelvan a su cauce, recomienda la revista Inc.
Por el equipo de INCompany y la revista INC.

1. Tengo exceso de trabajo
Lo oigo constantemente. Lo que la gente improductiva no se da cuenta es que todos estamos sobrecargados de trabajo. Estamos en una época con exceso de trabajo. El acceso instantáneo al correo electrónico y a un navegador móvil es sinónimo de trabajo y sólo está a un clic de distancia. Las personas realmente productivas no le dan vueltas al problema. Sólo hacen el trabajo.

2. Este no es mi trabajo
Hemos escrito antes que para continuar siendo productivos hay que enfocarse en el trabajo de uno y no hacer el trabajo de los compañeros improductivos. Esto siempre es un mal modelo. Es curioso ver que la gente realmente improductiva siempre parece darse cuenta cuando están haciendo un trabajo extra para ayudar a un proyecto. Se centran demasiado en su papel y sobre lo que los demás no están haciendo. A las personas verdaderamente productivas no les importa. Ellos sólo hacen lo que sea necesario para hacer las cosas y tirar para adelante. El análisis de los diferentes roles vendrá después.

3. Lo acabaré más tarde
Las personas improductivas pierden el tiempo porque viven en un constante estado de incongruencia. Los cabos sueltos de sus tareas nunca los encuentran y se quedan sueltos. Comienzan un documento de Word, trabajan en él durante un tiempo, lo dejan, y empiezan a trabajar en una presentación de PowerPoint. En el proceso pierden el tiempo porque cada tarea necesita un impulso inicial, y cada vez utilizan más energía.

4. Todavía no tengo todas las respuestas
Las personas que están excesivamente orientadas al detalle utilizan esta excusa. Esperan a que todo esté perfectamente alineado antes de comenzar una tarea, por lo general languideciendo a la perpetuidad, ya que las cosas rara vez se alinean. ¿La solución? Las personas productivas simplemente hacen lo que pueden en todas aquellas tareas que necesitan ser hechas. Ellos no esperan al momento perfecto.

5. Espero a que el jefe me diga que tengo que hacer
Para cualquier empleado de una pequeña empresa, la falta de independencia es un verdadero asesino de su productividad. Mientras alguien esté esperando que se le diga qué tiene que hacer, un proyecto estará fuera de control.

6. No entiendo todas las variables
¿En serio? ¿Hay un empleado que no actuará hasta que tenga todas las respuestas? Este es un signo de que alguien va a estar esperando un largo tiempo ya que nadie tiene todas las respuestas. Las personas que iniciaron Airbnb y Uber no esperaron a que todos los problemas legales estuvieran resueltos. Y Google no esperó para probar los autos sin conductor hasta que cada Estado se lo permitió.

7. No veo que beneficio obtengo
Estamos viviendo en un mundo donde los narcisistas se hacen selfies cada 30 minutos y publican acerca de sus sentimientos íntimos en Twitter. ¿Cuál es el problema subyacente? Están retrasando un proyecto, ya que sólo se preocupan por sus propias recompensas. Las personas productivas ven la mayor recompensa en que la empresa sea exitosa y quieren ser parte en la construcción de algo grande. Los selfies pueden esperar al fin de semana.

8. Es posible que no obtenga reconocimiento
Esta excusa es otra destructora de la productividad: la necesidad de ser reconocido por la tarea. El proceso de exagerar el trabajo, exigiendo un reconocimiento, y molestar a la gente para que se den cuenta de sus acciones, contribuye a que el día sea improductivo. Los empleados que están ralentizando las cosas están gastando demasiado tiempo tratando de conseguir la atención del jefe.

9. Estoy preocupado por la calidad de mi trabajo
Las personas productivas saben cómo cerrar de golpe un buen trabajo con un flujo constante de creatividad y habilidad. Ellos se preocupan por la calidad, pero también entienden que ser productivo requiere un empuje a finalizar. Cuando el objetivo es siempre la perfección, las personas no productivas crean una grave desaceleración. Alaba la calidad, espera competencia, pero pide productividad.

10. Puedo fallar
El sello distintivo de cada persona improductiva es que está preocupada por el fracaso. Es una verdad probada. Si los empleados no empiezan un proyecto, no tienen que preocuparse por el fracaso, ¿no? Dejar que algunas tareas fallen es aceptable. Esto significa que estarás intentando nuevas cosas y estarás ocupado. ¿Estarás frenando porque quieres que cada tarea tenga éxito? Sólo significará completar menos tareas.