SHARE

Los ultrarricos han estado acumulando propiedades de lujo alrededor del mundo y el año pasado prestaron especial interés a Estados Unidos.

Nuevos datos de un estudio de personas con un patrimonio neto “ultra alto”, más ricos que incluso el 0,1%, muestra que esta creciente élite está depositando cada vez más riqueza en mansiones multimillonarias en todo el mundo, señala Art Patnaude en el blog Money Beat.

Cuando un destino atrae el interés de estos compradores acaudalados, definidos como aquellos con por lo menos US$30 millones en activos, los precios de las propiedades de lujo tienden a dispararse. En 2014, Nueva York y Aspen experimentaron aumentos de 18,8% y 16%, respectivamente, lo que las ubicó en el primer y segundo lugar de la lista de 100 ciudades del mundo en el índice de residencias internacionales premium de la consultora Knight Frank.

La renovada confianza en la economía estadounidense ha ayudado a atraer inversionistas adinerados “interesados en refugios clave, donde consideran que el mercado es lo suficientemente seguro como para invertir en activos físicos”, señala Kate Everett-Allen, directora de investigación internacional de la firma.

San Francisco y Los Ángeles también se ubicaron en los primeros 10 puestos. En general, los precios de las propiedades de lujo en ciudades de EE.UU. registraron un alza promedio de casi 13%.

Otras regiones, sin embargo, fueron pasadas por alto, especialmente destinos de segundas residencias en Europa, como Cannes y Toscana. En comparación con EE.UU., “la disparidad con las ciudades de Europa es marcada”, dice Everett-Allen. Los precios de propiedades premium en Europa cayeron 0,4% en 2014. El desempeño sólido de ciudades como Dublín, Berlín y Ámsterdam no compensó la caída de los precios en 31 ciudades codiciadas de Europa.

Apenas dos ciudades latinoamericanas aparecen en la lista de las 100 primeras: São Paulo, en el puesto 27, y Buenos Aires, en el 99.
En términos globales, los precios de propiedades de lujo subieron poco más de 2% en 2014. Esto fue menor que el alza de 2,8% en 2013, pero la tendencia general se mantuvo: los ricos se están volviendo más ricos y lo están demostrando con casas de lujo.

Esta “lectura relativamente simple, que no ha sido perturbada ni siquiera por la crisis financiera global, ha dominado nuestro análisis” desde que el informe fue publicado por primera vez en 2007, dice Liam Bailey, jefe global de investigación de Knight Frank.

En 2014, el número de personas con un patrimonio neto ultra alto subió 6% a 211.275, según un informe publicado el 12 de febrero por Wealth-X y Sotheby’s International Realty. En su conjunto, estas personas ultra ricas son dueñas de una fortuna de US$29,7 billones. De esa cifra, US$2,9 billones está invertido en propiedades residenciales. Cada miembro de esta élite posee en promedio 2,7 inmuebles, según el informe de Wealth-X.

Todo este efectivo ha sido, y seguirá siendo, positivo para los agentes de bienes raíces y constructores de propiedades de lujo. Según el informe de Knight Frank, más de 25% de las personas ultrarricas están considerando comprar una casa adicional en 2015.

Sin embargo, las autoridades tributarias están tomando nota de la tendencia. “Hay un creciente escrutinio gubernamental a la riqueza y niveles de proteccionismo”, advirtió el informe.

MANSIONES-ULTRA-RICOS