SHARE

Google está lanzando su propia red móvil en Estados Unidos, y amenaza con convertirse en un poderoso competidor de los grupos de telecomunicaciones, a menos que éstos se muevan rápido para respaldar los ambiciosos esfuerzos de mejorar el acceso a Internet, destacan Daniel Thomas y David Crow en The Wall Street Journal.

La compañía también está presentando su producto de banda ancha súper veloz Google Fiber en más de 30 ciudades norteamericanas, en una iniciativa que llevará a grupos como AT&T a seguir sus pasos.

El lanzamiento móvil se produce en un momento en que el gigante del ciberespacio siente gran frustración ante lo que entiende como intentos de las telefónicas de impedirle prestar servicios nuevos en mercados maduros.

Estados Unidos se queda atrás respecto a muchos países europeos en cuanto a velocidad y acceso a la banda ancha, una situación que, según algunos analistas, podría limitar el modelo de negocios de Google basado en atraer online la mayor cantidad de usuarios con la esperanza de que luego usen sus servicios. La compañía espera que mostrando a los clientes que es posible tener mejores servicios, éstos exigirán más a los operadores más consolidados del mercado.

Las operaciones de redes serían pequeñas pero lo suficientemente significativa como para que los proveedores de redes móviles tradicionales puedan aprender de las buenas ideas, según Sundar Pichai, vicepresidente senior de productos en Google.

Ayer en el Congreso Mundial Móvil en Barcelona, Pichai hizo un paralelismo con cómo Google desarrolló su propios smartphones bajo la marca Nexus, que son producidos por otros fabricantes de teléfonos.

Asimismo, Google usaría las redes que pertenecen a grupos existentes para lanzar sus servicios como proveedor MVNO (Mobile Virtual Network Operator), que en español se conoce como Operador Móvil Virtual.

Pichai no confirmó si los planes van más allá de Estados Unidos. “Siempre hemos tratado de correr las fronteras hacia lo que viene después. Es un proyecto,” aseguró. “No queremos ser un proveedor de redes a gran escala. Lo hacemos a pequeña escala y esperamos que la gente vea lo que estamos haciendo”.

Los analistas se preguntan si Google podría ser una amenaza para los proveedores de redes teniendo en cuenta que prestará servicios que afectarían los modelos de negocio tradicionales. “Creemos que lo que está tratando de hacer es empujar a los actuales proveedores para que aceleren las cosas, que sean más innovadores e introduzcan nuevas funciones”, señaló Martin Garner, analista en CCS Insight. “Sin embargo, hay una amenaza creíble de hacer algo más grande, si es que Google quisiera hacerlo.”

“Las palabras de Google fueron cautelosas”, aseguró Julie Ask, analista de Forrester Research. “[Pero] pueden aprender mucho probando, aunque luego [ser una red móvil virtual] no se convierta en una enorme oportunidad de ingresos para ellos”.

Pichai señaló que Google no representa una amenaza para los otros operadores tradicionales de servicios telefónicos, sino quiere ser un banco de pruebas de ideas sobre cómo las redes podrían funcionar más estrechamente con sus aparatos móviles y el software operativo.

Los rumores de que Google mantiene conversaciones con los dos operadores móviles norteamericanos más chicos como Sprint y T-Mobile para armar un MVNO ya provocaron reacción entre las telefónicas más grandes.

A principios de este año, un alto ejecutivo de Verizon, el mayor operador móvil de Estados Unidos, advirtió que el resultante aumento del tráfico a partir de cualquier acuerdo con Google pondría en aprietos la infraestructura de operadores más chicos y correría el riesgo de dejar a todos lo clientes con un servicio deficiente.

 GOOGLE-CEL-SERVICE