SHARE

Constantemente llegan pensamientos, ideas, conceptos, conexiones a nuestra mente que nos permiten crear e imaginar. Muchas veces, cuando menos nos lo imaginamos llega una gran idea, esa idea que nos permite sentirnos creativos, productivos y altamente capaces de solucionar aquello que nos venía dando vueltas o que nos muestra nuevas alternativas, oportunidades o retos.

IDEAS-PARA-IDEAS

También es cierto, que en ocasiones el no encontrar ideas nos hace sentirnos frustrados y desesperados, por lo tanto aquí van 5 súper ideas, para no quedarte nunca sin ideas, que nos deja Brigitte Seumenicht, Fundadora y Directora de MERKATUA.

1. Captura y registra tus ideas: Lleva contigo siempre un block de notas y una pluma, o utiliza alguna aplicación en tu teléfono que te permita capturar todas las ideas que llegan en el momento más inesperado, por ejemplo: Evernote. Registra aquello que ves que te permite imaginar y crear. Si no lo haces, corres el riesgo de olvidarlas. La fase de iluminación es mágica, repentina y sorprendente por lo que no debes desaprovechar esa capacidad que tiene tu mente de inspirarte y capturar ideas a través de todo lo que te rodea.

2. Recurre a tus fuentes de inspiración: Si bien es cierto en muchas ocasiones las ideas nos toman por sorpresa, es importante que reconozcas aquellas fuentes de inspiración que a ti en lo personal te funcionan muy bien. Posiblemente intentas buscar inspiración en páginas de internet y no obtienes ningún resultado, pasas muchas horas “googleando” sin éxito alguno. Quizá lo que a ti te funciona bien es conectar con la naturaleza, hojear algunas revistas, platicar con un amigo del tema, o simplemente cerrar los ojos y desconectar. Descubre cuáles son tus fuentes de inspiración, se consciente de ellas, identifícalas y recurre a ellas cada que sientas que te estás quedando sin ideas.

3. Atrévete a vivir otras vidas: Cada persona que tiene contacto con nosotros puede ser una fuente inagotable de información. Acércate a las personas y descubre un poco más sobre ellas, descubre de que forma sus historias, anécdotas, experiencia pueden aportar a tu repertorio creativo ideas y soluciones. Juega con niños más a menudo, su imaginación es capaz de inyectar con nuevas y frescas ideas a cualquiera. Platica con gente mayor y escúchalos con atención.

4. Busca entre líneas: Busca ideas en los libros. ¿Qué te dice esa frase? ¿Cómo se conecta ese personaje con tu situación actual? ¿Dónde te transportas con esa historia? ¿Qué oportunidades, soluciones y aprendizajes encuentras en esa biografía? Leer es uno de los recursos más accesibles y poderosos para no quedarnos sin ideas jamás.

5. Potencia tus sentidos al máximo: Una buena forma de no quedarte sin ideas jamás es potenciar tus sentidos al máximo, es decir, observa con detenimiento algún objeto, un paisaje, un cuadro y pregúntate: ¿Qué te dice? ¿Qué te hace sentir? ¿Qué ideas vienen a tu mente? Toma un tiempo para tocar y sentir nuevas texturas, cierra los ojos y escucha alguna canción, su letra, la melodía, la voz del cantante, y hazte las mismas preguntas. Sé consciente del potencial de cada uno de tus sentidos y como puedes descubrir cosas nuevas tan solo prestando atención focalizada.

Gustavo Adolfo Bécquer, conocido poeta español, decía: “El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo” yo digo que siempre habrá grandes ideas en la mente de quien vive con ojos bien abiertos y con el corazón altamente despierto, destaca Brigitte Seumenicht.