SHARE

Durante los últimos tres años, Samsung Electronics Co. ha sido el principal vendedor de teléfonos inteligentes del mundo. Pero su liderazgo global se encuentra bajo el ataque de Huawei Technologies Co., su rival china de rápido crecimiento, destaca Juro Osawa de The Wall Street Journal. HUAWEI-TRAS-SAMSUNG
Conocido desde hace tiempo como un proveedor de equipos de telecomunicaciones a operadores globales, Huawei ya ha superado a Samsung en China, el mayor mercado de teléfonos móviles del mundo, en el que se calcula que se venderán 425 millones de celulares inteligentes este año.

En el segundo trimestre, esta empresa con sede en Shenzhen se convirtió en el tercer fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, según datos de IDC. Esto se debe en parte a su capacidad para ganar participación de mercado en Medio Oriente y África, donde el crecimiento de los smartphones excede el de cualquier otra región.

Huawei, que registró un aumento en sus ingresos de 87% en la primera mitad de este año, espera que las ganancias provenientes de su negocio de teléfonos inteligentes se más que dupliquen este año. Si su ritmo de crecimiento continúa, la empresa espera desafiar a los principales competidores en el mercado: Samsung y Apple Inc.

“Los mejores productos y la mejor innovación provienen de Huawei, no de Apple o de Samsung”, dijo Richard Yu, director del negocio de consumo de Huawei, que incluye los teléfonos inteligentes, en una sesión informativa en julio.

Huawei está tratando de romper el molde de los fabricantes de celulares de bajo costo al vender también más modelos de alta gama a precios más altos. El miércoles, en la feria IFA en Berlín, Huawei presentó el Mate S, que según la empresa costará al menos 600 euros (US$679) en Europa, lo que lo convierte en su teléfono inteligente más costoso. Tiene una pantalla sensible al tacto de 5,5 pulgadas que puede distinguir entre un toque suave y uno intenso, una función similar a lo que probablemente se verá en los próximos iPhones de Apple, según fuentes al tanto.

El nuevo teléfono insignia de la empresa podría ayudarle a ganar más terreno frente a Samsung. Las dos compañías compiten en segmentos de precios similares y ambos fabrican aparatos que usan el sistema operativo Android de Google.

Durante el último año, la participación mundial de mercado de Samsung ha declinado en medio de una dura competencia con Huawei y otros rivales chinos como Xiaomi y Lenovo. En el segundo trimestre, los envíos de teléfonos inteligentes de Samsung cayeron 2,3% y su participación en el mercado global se contrajo de 25% a 22%, según IDC.

En cambio, las ventas de Huawei subieron 48% frente al año anterior, dándole un 8,9% del mercado y convirtiendo a la empresa en el competidor de mayor crecimiento entre los cinco primeros del mercado, según IDC.