SHARE

Pocos usuarios de Wikipedia creen que sus artículos contienen la verdad absoluta. Sin embargo, como sus páginas no pueden comprarse, muchos opinan que las 35 millones de entradas que aproximadamente tiene la enciclopedia online al menos son prácticamente neutrales.

WIKIPEDIA-LUCHA
Esta reputación de neutralidad, a diferencia de la que tiene Suiza, se basa en una aversión idealista al dinero. Al contrario de los multimillonarios que construyeron los otros pilares de Internet, los líderes de Wikipedia se resistieron al pedido de salpicar con avisos todo el sitio. Para el fundador, Jimmy Wales, la misión era “darle a toda persona libre acceso a la suma de todo el conocimiento humano”. Y funcionó: el sitio, mayormente financiado por pequeñas donaciones, se encuentra entre los 10 más visitados del mundo.

No hay normas firmes sobre qué se puede publicar. Excepto una sola y “de rigurosa interpretación”. “Si sos un abogado pago, deberías dar a conocer tu conflicto de interés y nunca editar artículos directamente”, comentó Wales. Por lo tanto, si no estás de acuerdo con una entrada, mala suerte. La única opción es declarar tu lealtad y pedir ayuda online a la multitud de editores voluntarios de Wikipedia que buscan verificar la información usando fuentes independientes, señala por Murad Ahmed en el Financial Times.

Pero esta regla se está incumpliendo. La Wikimedia Foundation, una organización sin fines de lucro de Wikipedia, anunció la semana pasada que había cerrado 381 “cuentas con identidad falsa”, usadas por personas que cobraban por editar páginas de determinados temas, habitualmente para presentarlas con un enfoque favorable. Esas cuentas parece que tienen un capitán: un “grupo coordinado” que se hace pasar por empleados de Wikipedia y ofrecen crear gratis artículos para empresas chicas e individuos. Supuestamente engañaron a un fotógrafo de casamientos y a un participante del programa de televisión británico Got Talent, entre docenas de otras personas.

Esto quizás sea una estafa de poca monta, pero recalca las crecientes críticas a los principios fundadores de Wikipedia. ¿Puede la incorruptibilidad del sitio sobrevivir al imperativo comercial?

Parece que no. Wikipedia es un blanco para el creciente complejo industrial y de información que convirtió la gestión de la reputación online en una industria multimillonaria. Cuando se hace una búsqueda en Google, lo habitual es que entre los primeros resultados haya un link al sitio. Para las compañías y las figuras prominentes, ése es un poder que no se puede confiar a amateurs idealistas.

Los grupos de relaciones públicas y las compañías prometieron cumplir con las reglas de Wikipedia. Sin embargo, los casos de manoseo de los artículos siguen surgiendo como hongos. En junio se supo que el personal de Sunshine Sachs, una agencia norteamericana de RRPP, modificó la entrada de su cliente, Noamí Campbell, para quitar las referencias al fracaso comercial de su álbum de 1994. Sunshine dijo que fue un empleado que no conocía las normas pero que “en el futuro las cumplirá”.

Los hechos pueden ser sagrados pero las modificaciones sólo tienen que ser sutiles. En 2011, una computadora registrada a una dirección de IP en Coca-Cola cambió la descripción de su producto Dasani de agua “embotellada” a agua “mineral”. Dasani se fabrica a partir de agua purificada proveniente de la canilla. Coca Cola dijo que no estaba segura si esas modificaciones habían sido hechas por un empleado y agregó que no estaban en el “espíritu de los principios que rigen a Coke en lo que respecta a medios sociales online”.

En su mayor parte, el sistema de Wikipedia funciona. Los temas polémicos son monitoreados de cerca. Las páginas sobre el conflicto entre Israel y Palestina son supervisadas por abogados de ambas partes, y las entradas incluyen hechos sobre los que la mayoría concuerda. Los artículos sobre cambio climático también generan debates informados y sistemáticos.

El problema es que está disminuyendo la cantidad de editores de Wikipedia. Según los propios números del sitio, en julio de 2014 había cerca de 31.000 wikipedians activos para la versión en idioma inglés, comparado con el pico de 51.000 en marzo de 2007.
Los factores tecnológicos también lo explican. Editar puede ser complejo, y es más sencillo con un mouse y un teclado. A medida que la gente se pasa a los aparatos móviles, pocos entregan los cambios. Otras razones son decididamente humanas: los editores simplemente dejan de conectarse en verano. En respuesta, algunos editores instalaron programas que buscan errores de tipeo o de otro tipo, y que instantáneamente hacen los cambios en las páginas más proclives a repetir ofensas. La Wikimedia Foundation está armando un equipo con instituciones académicas y tratando de facilitar la tarea de edición.

Pero sin gente que verifique la veracidad de los hechos, disminuirá la confianza en la información que brinda Wikipedia. Su supervivencia depende de las personas dispuestas a seguir contribuyendo gratuitamente a la suma de conocimiento humano. El temor es que las motivaciones de aquellos con dinero superen el interés de los editores voluntarios. Los cambios interesados a las páginas de multimillonarios, compañías o participantes de talent shows pasan inadvertidos, y por lo tanto para muchos se convierten en verdad. Sin refuerzos, su única “regla de rigurosa interpretación” no puede durar por siempre.