SHARE

Alok Deshpande junto a su madre y su hermana mayor en una foto de su infancia. PHOTO: ALOK DESHPANDE
Por Alok Deshpande. Tomado del blog The Experts 

8-DOLARES-EN-1-MILLON
En 1969, mi madre llegó a Nueva York con US$8, una maleta y con el sari que llevaba puesto. Se fue de India tras recibir una beca para un programa de terapia física en Warm Springs, Georgia. El hecho de dejar un entorno familiar por un mundo desconocido fue extraordinario. Sin embargo, más extraordinarias fueron las simples lecciones sobre dinero que la convirtieron en una millonaria y que tendrán un impacto en nuestra familia por generaciones.

Mis padres formaron parte de una comunidad que siguió dos principios sobre el dinero:

1) Evitar cosas que uno no entiende.

2) Gastar menos de lo que uno gana.

Como inmigrante, el primer principio eliminaba la mayoría de los productos financieros. En sus primeros años, mis padres simplemente no entendían lo que era el crédito, el seguro o la inversión. A mi madre nunca le gustó la idea de comprar cosas que no pudiera pagar. Prefería esperar hasta tener el efectivo. De la misma forma, no comprendía por qué alguien colocaría US$100 ganados con mucho esfuerzo en una inversión para ver cómo subía y bajaba con un control limitado sobre esta. Prefería saber exactamente cuánto tenía.

Con el tiempo, mis padres empezaron a conocer productos financieros más masivos. Aun así, mi madre mantenía lingotes de oro y plata con la firme convicción de que eran las únicas cosas en las que podía confiar. Desde la perspectiva de la mayoría de los eruditos de las finanzas, usar poco crédito o ninguno y no invertir en busca de crecimiento son un suicidio financiero. Podrían tener razón si mi madre no fuera una profesional en el segundo principio: gastar menos de lo que ganaba.

Mi madre era el modelo del ahorro. En los restaurantes, pedía agua, limones y azúcar en vez de una limonada de US$2. Conservaba agua de los deshumidificadores para regar las plantas. Compraba pasajes de avión para épocas de mucho tráfico y luego renunciaba a ellos a cambio de vales. De hecho, cada gasto que hacía pasaba por sus filtros para ver cómo podía gastar menos. Era una reacción instintiva. Era su modo de vida. Lo hacía de una manera que no privaba a la familia y reducía considerablemente su estrés financiero.

Al seguir el segundo principio, mi madre tenía un plan a prueba de tontos en el que ella estaba en completo control. No dependía de los retornos del mercado o una bonificación pendiente para tener seguridad financiera. No perdía el sueño por su falta de conocimiento financiero porque invertía en sí misma. En retrospectiva, por supuesto, no maximizó su portafolio, pero eso era mucho menos importante que la sensación diaria de fortalecimiento que obtenía al seguir los dos principios.

Muchos inmigrantes tomaron el mismo camino que mi madre. Ahorraron entre 20% y 50% de sus ingresos cada mes durante 40 años. La mayoría no lo hacía como un sacrificio de forma consciente, sino que era parte de su rutina diaria que simplemente tenía sentido. Sus historias son mucho menos famosas que los tributos a personas que ascendieron de la pobreza a la riqueza como Oprah Winfrey, Howard Schultz y Jean Paul DeJoria. Sin embargo, sus estrategias son mucho más reproducibles.

Más allá de lo que su estrategia financiera general incluya, usted aplicar los dos principios. Usted tiene la capacidad de gastar menos de lo que gana. Puede evitar cosas que no entiende o llevan tiempo aprenderlas. Puede desarrollar una relación más profunda con su dinero que cree un fuerte deseo de conservarlo. Y en el proceso, puede legar más que el dinero. Puede legar los principios que protejan ese dinero por muchas generaciones.

Alok Deshpande (@aloksmartpath) es el presidente ejecutivo y fundador de SmartPath, una empresa de educación y bienestar financieros.