SHARE

Menudo revuelo ha provocado American Airlines en uno de sus últimos vuelos. Tiana Fough, una joven de 27 años madre de dos niños pequeños, regresaba de unas vacaciones con sus amigas en Tucson cuando aterrizó en Phoenix para coger un vuelo de American Airlines que la llevara de vuelta de Portland, su lugar de residencia.
AMERICAN-AIRLINES-BOTA-PAX
Era la primera vez que Fough volaba con American Airlines y su bautismo de fuego con esta aerolínea no pudo ser peor. Al acceder al avión, Fough se topó con varias filas de pasajeros aguardando a ocupar su asiento y ella hizo lo propio: esperar hasta poder llegar al asiento asignado.

Sin embargo, mientras aguardaba su turno y conversaba con el pasajero que tenía delante, Fough fue abordada por un auxiliar de vuelo que, con a voz en grito, le espetó: “¡Quédate donde estás! ¡Te lo he dicho ya tres veces!”. Una Fough atónita respondió: “¿Qué está pasando?”. Y parece que su pregunta irritó aún más al furioso auxiliar de vuelo, que se dirigió de la siguiente manera a Fough: “Puedes bajarte de este vuelo. Te echaré de este avión ahora mismo”. Ante semejante salida de tono y en vista de que el auxiliar de vuelo no llevaba ninguna identificación visible, Fough solicitó a éste que le dijera su nombre. El auxiliar de vuelo se negó de decírselo y le volvió a espetar: “¡Vete!”. Una vez en su asiento, Fough, cada vez más sorprendida, comenzó a sollozar. Otros pasajeros intentaban consolarla cuando el auxiliar de vuelo de la discordia apareció de nuevo y comenzó a abrir los compartimentos superiores para el equipaje emplazados sobre el asiento ocupado por la joven. “¿Dónde está tu bolsa?”, le preguntó. “Te vas de este avión. Te voy a echar de este vuelo”, repitió el auxiliar de vuelo. Lo que sucedió a continuación fue captado de manera furtiva en un vídeo grabado por un pasajero sentado directamente detrás de Fough. Otra auxiliar de vuelo vino a apoyar a su compañera y le dijo a Fough.: “¿Tiana? ¿Fough? ¿Es ese tu apellido? Necesito que abandones la aeronave”. “¿Por qué me hacéis esto”, dice una llorosa Fough en el vídeo. “No he hecho nada”, añade. En el vídeo se ve cómo Fough se levanta a regañadientes de su asiento, mientras se escuchan de fondo las protestas de los pasajeros. “¿Esto es en serio?”, se oye decir a una mujer. “¡Ésta es la última vez que vuelo en American Airlines!”, señala, por su parte, el pasajero sentado junto a Fough. Como era de esperar, el vídeo de tan insólita (y surrealista) situación, se ha difundido como la pólvora en las redes sociales, donde a American Airlines le han caído auténticos chuzos de punta durante las últimas horas. Entretanto, American Airlines se ha disculpado ya por el incidente y ha ofrecido a Fough una indemnización de 250 dólares. A ella, no obstante, este gesto no le parece suficiente y está dispuesta a llevar a los tribunales a la aerolínea. Una vez más ha quedado demostrado que tratar mal al cliente puede salir caro, muy caro.