SHARE

El auge de las nuevas tecnologías, la inmediatez y el aumento del consumo audiovisual son las claves que definen a la conocida como la generación YouPorn, que recibe su nombre del famoso portal de internet que recibe 20 millones de visitas diarias, la mitad procedentes de smartphones y tabletas.
GENERACION-YOUPORN
Los nativos digitales satisfacen (casi) todas sus necesidades de entretenimiento, diversión y comunicación a través de internet. La red es el medio en el que mejor se mueven y a través del cual consumen productos culturales como música y películas, establecen relaciones personales a través de las redes sociales y además, encuentran el amor y el sexo.

El pasado año 2014, el estudio “Generación Youporn: ¿mito o realidad?” elaborado a petición del sitio de encuentros CAM4, demostró que el comportamiento sexual de los jóvenes de 15 a 24 años está cada vez más influenciado por la pornografía que inunda la red y que puede consumirse de manera gratuita.

Los consumidores de este tipo de contenidos en la red son impacientes. “Yo puedo ver porno cinco veces al día si estoy solo y abro varias pestañas a la vez para que vayan cargando” asegura Daniel, un adicto al portal Pornhub. La aparición de nuevas tendencias como el hentai (porno manga) u otras tan extremas como el fisting (introducir la mano completa en la vagina o el ano) encuentran su target en los internautas más arriesgados.

El uso de las nuevas tecnologías para conseguir experiencias sexuales se consolida año a año. De hecho, uno de cada tres jóvenes confiesa utilizar apps para buscar sexo y el 38% asegura haber mantenido cibersexo, según el estudio “Los jóvenes españoles y el sexo”, que elabora cada año la empresa Control.

Los expertos coinciden en el diagnóstico. Para la mayoría de profesionales, “no hay una educación sexual desarrollada en la escuela, por eso cada uno aprende como buenamente puede. Antes aprendías de las pelis en el videoclub. Ahora tienes internet y Google” asegura Martina González, directora del Centro Con Mucho Gusto y vocal de la Sociedad Gallega de Sexología.

Los profesionales consultados aseguran que la banalización del consumo de pornografía ha transformado por completo la sexualidad de toda una generación de internautas, que dentro de 20 años constituirán el 70% de la población mundial. La falta de educación sexual puede provocar que estos jóvenes tengan ideas preconcebidas y desarrollen complejos afecten negativamente a su vida sexual.

No hay duda de que el futuro del sexo pasa por la tecnología. De hecho, numerosas empresas ya han puesto en marcha proyectos para mejorar la vida sexual de los internautas. Mientras la compañía RealDoll desarrolla robots con los que poder mantener relaciones sexuales, un productor cinematográfico francés ha rodado la primera película porno en realidad virtual.

Quién sabe, quizás en los próximos años podremos dar rienda suelta a nuestra imaginación con nuevas tecnologías, como la realidad aumentada. Mientras tanto, los integrantes de esta generación pueden distraerse con muchos (y numerosos) juguetes y aplicaciones.