SHARE

En lo que va de año, 183 de 195 naciones aprobaron planes a largo plazo para combatir el cambio climático, considerados como cimientos para construir un acuerdo en París, con un alud de nuevas aprobaciones en la última semana de países como Sudán del Sur, Kuwait, Yemen y Cuba.

CALENTAMIENTO-GLOBAL
“Esto es radicalmente nuevo”, dijo Fabius en una conferencia de prensa sobre el grado de implicación internacional hasta de países como Cuba, uno de los pocos que bloqueó un acuerdo global en la última y fallida cumbre celebrada en Copenhague en 2009.

Los gobiernos esperan que la cumbre concluya con un pacto que signifique un antes y un después en la creciente dependencia de los combustibles fósiles desde la Revolución Industrial, pasando a energías más limpias como la eólica y la solar.

Fabius dijo que es muy estimulante el alto número de compromisos antes de la cumbre, que se celebrará entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre entre grandes medidas de seguridad y a la que asistirán unos 140 líderes mundiales, como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de China, Xi Jinping.

La canciller alemana, Angela Merkel, líder de la mayor economía europea advirtió que los objetivos generales de reducción propuestos no son suficientes para limitar el alza de las temperaturas a un objetivo de la ONU de 2 grados para evitar más inundaciones, extinciones de animales y plantas y el alza del nivel del mar.

Fabius afirmó que todavía hay muchos obstáculos por superar, desde la financiación a los países en desarrollo más allá de un objetivo acordado de 100.000 millones de dólares anuales para 2020 o cómo fijar un objetivo a largo plazo para alejarse de los combustibles fósiles este siglo.

“Hay elementos positivos y otros que deben ser resueltos”, comentó Fabius tras entregar las llaves del centro de conferencias de Le Bourget a Christiana Figueres, la costarricense que lidera la Secretaría Ejecutiva sobre Cambio Climático de la ONU.