SHARE

Sus respuestas inadecuadas a una crisis tras otra –ya sea de refugiados e inmigrantes, económica o militar– generan la desafortunada impresión de que la UE está destinada a ser menos que la suma de sus miembros. El terrorismo, lo más inquietante, destaca

DEBILIDAD-EUROPA
En su poema de 1898 “Esperando a los bárbaros”, el poeta griego Constantino P. Kavafis describe un sistema político que inventa o exagera amenazas externas misteriosas para apoyar sus estructuras de poder decadentes. Las clases gobernantes desganadas, las ceremonias públicas vacías y las dominantes premoniciones de fatalidad descriptas en la obra maestra de Kavafis deberían servir como una señal de alarma para Europa.

Ya sea en materia de terrorismo, inmigración, extremismo político interno, unidad de la eurozona, desempleo, crecimiento económico mediocre o incluso defensas militares de Europa, cada vez da más la sensación de que los gobiernos nacionales y el aparato de la UE no están a la altura de los numerosos desafíos que se presentan en simultáneo desde todos los frentes posibles. Esto no debería preocupar solo a los europeos, sino también a sus amigos y socios de América y Asia.

El malestar va mucho más allá de la UE, que no tiene la culpa de todo lo que pasa o no pasa en Europa. Parte se debe al relativo declive mundial de Europa, que hace difícil manejar las situaciones incluso en su propio territorio. Parte se debe a los cambios culturales,
económicos, políticos y tecnológicos en las sociedades occidentales en general. Esto altera los estilos de vida conocidos, socava la confianza de los ciudadanos en sus gobernantes y debilita la capacidad de los gobiernos de actuar con decisión.

Sin embargo, la UE es el centro de la procupación. Sus respuestas inadecuadas a una crisis tras otra generan la desafortunada impresión de que, a pesar de ser un club de democracias prósperas, con 28 estados miembro y más de 500 millones de habitantes, la UE está eternamente destinada a ser menos que la suma de sus partes.

Los vehementes llamamientos de líderes políticos para una UE más eficaz e integrada -en 2015 se hicieron muchos- suelen ser pura palabrería en defensa de un ideal.

Los lamentables esfuerzos de la UE en materia de colaboración en defensa ilustran el problema. No fue otro que Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión Europea, quien en octubre dijo: “Si analizamos la política europea de defensa común, una horda de gallinas sería un frente de combate más unificado”.

Esto no quiere decir que la UE esté al borde de colapso. Según lo demostraron durante la crisis de la eurozona, y según lo siguen demostrando en la crisis de refugiados e inmigrantes, los líderes europeos tienen un método probado para lidiar con problemas urgentes. Hallan soluciones temporarias, apenas satisfactorias y diseñadas principalmente para cumplir el propósito de que la UE salga de algún modo adelante.

En este sentido, acordaron tres costosísimos rescates financieros de Grecia, pero se negaron a negociar una condonación total de la deuda griega. Crearon una unión semibancaria con una supervisión común y un mecanismo común para la liquidación de bancos en quiebra, pero que carece de un seguro de depósito común. En ambos casos, los obstáculos son las presiones políticas nacionales, especialmente en Alemania.

Así como la crisis de la eurozona divide la unión monetaria entre los europeos del norte y del sur, también la emergencia de los refugiados divide a la UE entre sus antiguos estados miembros de Europa occidental y los más nuevos de Europa central y oriental. El sistema Schengen de viajes sin fronteras, una piedra angular de la integración de la UE, ya se fragmenta entre las líneas del oeste y el este. Si no se quiere que las barreras que separaban las dos mitades de Europa antes de 1989 vuelvan a surgir, será esencial que los europeos occidentales resistan la tentación de imaginar que estarían mejor sin la unión, como en la época de la Guerra Fría, de 15 o menos naciones.

Para evitar la desintegración total de Schengen, la UE coloca sus esperanzas, y 3000 millones de euros de su dinero, en Turquía para detener la ola de refugiados de guerra entrantes y migrantes procedentes de Medio Oriente, el norte de África y más allá. La UE también propuso la creación de una agencia de fronteras y guardacostas de gran alcance.

La cuestión más grave para la UE en 2016 será qué consecuencias seguirán si ninguna de estas medidas resulta eficaz, y si una ciudad europea sufre un ataque terrorista similar a los atentados de París el 13 de noviembre.

Un riesgo relacionado es que, a pesar del éxito de los principales partidos democráticos en la batalla contra la espalda del ultraderechista Frente Nacional en las elecciones regionales de Francia del 13 de diciembre, los populistas de derecha se inmiscuirán más estrechamente en las ciudadelas de poder europeo. Sin embargo, podría afirmarse que una amenaza más insidiosa a la democracia proviene de la voluntad de los respetables políticos europeos de centro-derecha para pedir prestada la retórica y las políticas de sus rivales extremistas. Esta práctica corroe el debate público al prometer soluciones simples a problemas complicados.

Más que en cualquier momento desde su creación en el Tratado de Roma de 1957, la UE parece que seguirá vulnerable en los próximos 12 a 24 meses ante una sucesión de golpes y trastornos terribles.

Todos son potencialmente fatales para la unidad de la UE -no menos importante es el referéndum de Gran Bretaña, que se firmará a fines de 2017 sobre la conveniencia de permanecer en el bloque-, pero no necesariamente para la supervivencia de la UE como tal.

Como el estado imaginario de Kavafis, o el Sacro Imperio Romano Germánico, que duró 1000 años antes de que Napoleón lo sacara de la miseria en 1806, quizás la UE no se desintegre, pero podría deteriorarse marcadamente, ya que sus clases políticas y burocráticas todavía observan fielmente los ritos de una confederación carente de poder e importancia. No es un resultado que cualquier europeo con un poco de sentido común desee. Pero ya no es inconcebible.