SHARE

Igual que puedes aprender un idioma o a jugar golf, con la práctica puedes llegar a ser feliz, señala Pilar Turu en la revista Esquire.

CLAVES-FELICIDAD-HARVARD
A veces entre la rutina se nos olvida concentrarnos en nuestra felicidad, o peor todavía, nos quejamos constantemente de todo sin detenernos a apreciar lo bueno que tenemos. Muchos se quejan de ser infelices sin saber que estar en paz y alegría, es algo que puede ser aprendido y que puede convertirse en hábito.

En Harvard, unos alumnos de Psicología están siendo todo lo felices que pueden llegar a ser gracias a una clase que les imparte el profesor y doctor israelí Tal Ben-Shahar, experto en la psicología positiva. ¿De qué va? Según el doctor, experto en esta corriente, es la ciencia de la felicidad.

Él afirma que la alegría se puede aprender, de la misma manera que se puede aprender a jugar tenis o un idioma.
Sus principios, mismos que comparte tanto en sus cátedras como en su libro Being Happy, siguen el lema de que “no tienes que ser perfecto para llevar una vida más rica y más feliz”.

Te compartimos sus seis consejos para sentirte agradecido y contento:

1. Perdona tus fracasos. Es más, celébralos.
El experto comparte, que aunque es imposible no vivir sin emociones negativas, pues forman parte de la vida, la felicidad y el bienestar también son emociones intrínsecas y naturales del ser humano. Si aprendemos a aceptar lo malo como parte del proceso de vida y a no mortificarnos cada vez que algo malo nos pasa, podremos igualmente abrirnos a la alegría. Hay que aprender que somos humanos y que tenemos debilidades y fracasos.

2. No des lo bueno por hecho… agradécelo.
Todo lo que llegue a nuestra vida, ya sea en pequeña o gran medida, es motivo de agradecimiento. Las cosas no siempre van a ser iguales. Igual que lo malo termina, lo bueno también.

3. Haz deporte.
No hace falta matarse en el gimnasio, ni correr 20km diarios. Caminar 30 minutos diarios es suficiente para generar endorfinas y sentirse en paz y satisfecho con uno mismo.

4. Simplifica, en el ocio y el trabajo.
Como bien dice el dicho, “quien mucho abarca, poco aprieta”. Más vale concentrarse en algo y así hacerlo bien, que querer hacer muchas cosas a la vez y hacerlas mal. Si estás en el trabajo, trabaja. Si estás en casa, descansando con la familia, apaga el teléfono y desconecta del trabajo.

5. Aprende a meditar.
Este hábito combate el estrés y a largo plazo te ayudará a enfrentar mejor los obstáculos de la vida y a superar crisis con mayor fortaleza. El profesor de Harvard asegura que el momento de meditar permite encauzar nuestros pensamientos hacia el lado positivo.

6. Practica la resilencia.
La felicidad no es algo que se consiga con nuestros ingresos, con nuestros objetos de lujo, o con las personas que nos rodean. La felicidad es un estado que nace de nosotros mismos y de la manera en que decidimos ver y aceptar la vida. La resilencia es un concepto originalmente de la física y la ingeniería que describe la capacidad con la que un material puede regresar a su forma original tras someterse a una presión. En las personas aplica igual: es la manera en la que el ser humano puede sobreponerse a los traumas o circunstancias adversas y recuperarse incluso fortalecido.