SHARE

Los jóvenes de la Generación Z son curiosos, extrovertidos y por el hecho de ser nativos digitales, crecieron escuchando como sus padres recitaban una y otra vez el estribillo de que son unos genios tecnológicos.

GENERACION-Z
Una investigación realizada en la Argentina determinó que si bien 7 de cada 10 se sienten expertos en computación, en realidad, saben mucho menos de lo que realmente creen, destaca el periodista Marcelo Bellucci en el diario Clarin de ese país.

Lo reveló un estudio de Microsoft en base a 650 casos de adolescentes entre 15 a 17 años de escuelas públicas y privadas. Según la encuesta, 7 de cada 10 estudiantes se consideran unos expertos del teclado. Sin embargo, la definición que ellos manejan se limita a aspectos como escribir en Word, poder ayudar a sus padres, actuar cuando se tilda la PC. Curiosamente, pocos consideran habilidades como crear, anticipar, inferir y tomar decisiones sean necesarias para definir el saber en computación.

Pese a esta carencia educativa, hay un 60% que considera que sabe bastante de computación, un 10% muchos y sólo un 30% poco. De forma generalizada, hay un 70% que dicen entender más que sus propios padres.

“Hay una percepción, sustentada por padres y docentes, de que ellos son los que entienden y asumen como un mérito el haber aprendido solos. Pero se trata de un saber puntual, que no se apoya en una reflexión, que es lo que esperamos que ellos construyan. Porque lo utilizan para resolver algo específico, como cuando se les cuelga la portátil, pero no es suficiente para ser contratados en un trabajo futuro” dice Roxana Morduchowicz, coordinadora del trabajo y especialista en cultura juvenil.

Ante la consulta técnica como hace una computadora para funcionar, la estructura de su conocimiento empieza a exhibir las grietas. Así, hubo un 60% que argumentó porque alguien le puso programas, un 20% señaló porque tiene Word y Excel y otro 20% porque alguien le indica a la máquina como proceder.

Poseer conocimientos en programación es el punto de fuga que posee este laberinto informático. Un 60% de los chicos no saben lo que significa realmente el término. Al ser consultados puntualmente, el 60% de los encuestados no sabe qué significa programar. Entre quienes contestaron positivamente, el 50% aseguró que para ellos consistía en saber usar Word y Excel y el 40% afirmó que es saber hacer la tarea con Internet.

“Aunque se considere que programar es exclusividad de nerds o matemáticos, es un trabajo creativo en el que en lugar de letras intervienen códigos. En la Argentina hay 15 mil puestos no cubiertos y en los Estados Unidos esta cifra llega al millón. Es fundamental motivar a los chicos para que puedan abordar las oportunidades que se les presentan” indicó Jorge Cella, director de tecnología y corporativa de Microsoft.

Y si bien nadie enumeró las nociones claves de la programación como pensar, resolver conflictos o crear; una minoría logró una aproximación al concepto. Un 20% indicó que implica decirle a la computadora lo que uno quiere que haga. En la línea del 10%, algunos contestaron que es decidir ante dos opciones, otros saber crear juegos y también, lo que pasa si hago clic en algo.

“Los trabajos actuales y los que vendrán, son cada vez más complejos y requieren menos actividades automáticas y mayor compromiso intelectual. Muchos se sorprenden porque los chicos dominan el smartphone con maestría, pero este aparato no es más que un control remoto avanzado. Remarcar que saben un montón no los incentiva a descubrir su verdadero potencial” apunta Cella.