SHARE

El ex agente de la CIA Drew Dwyer publicó, en la revista Business Insider,una guía de seguridad para viajeros que, es cierto, puede sonar demasiado alarmista y obsesiva, o típica de un fan incondicional de las películas de James Bond.
VIAJAR-SEGURO-EX-CIA
Sin embargo, algunos de sus consejos pueden ser tomados en cuenta, si no para seguirlos al pie de la letra, al menos como una guía de medidas preventivas. Porque como dice Dwyer, “incluso en los ambientes más hostiles, puedes convertirte en un objetivo mucho más difícil y menos atractivo aplicando simples medidas de seguridad y prevención”.

Antes de partir
“El viejo truco de la billetera falsa”: bueno, así lo diría el famoso Superagente 86, Maxwell Smart. Pero Dwyer no; el hombre asegura que llevar una billetera falsa es en realidad un truco muy útil en caso de encontrarse ante un ladrón. Eso sí, esta billetera debe contener imitaciones de las tarjetas de crédito y el menos unas pocas monedas y billetes de poco valor, para dejar contento al “amigo de lo ajeno” y correr antes de que se dé cuenta.

Copias y mails: es importante es ser “proactivos, no reactivos”. Es decir, hacer copias de los documentos y tarjetas que vayamos a llevar antes de partir, y dejarlos a cargo de algún conocido. Además, no escribir la información importante (direcciones, teléfonos, etc.) en un papel o en el celular, sino también enviársela a uno mismo por correo electrónico, para acceder a ella desde cualquier lugar.

Un dinerito “extra”: otro consejo de Dwyer es ocultar un monto de “dinero de emergencia” en, por ejemplo, envases de crema o pasta de dientes, que, según dice, los ladrones suelen ignorar (salvo que también lean estos consejos).

En el avión
Consejos dignos de un algente utlrasecreto: 1. Elegir un asiento de la parte trasera del avión, desde donde se puede obtener una buena visión sobre el resto del aparato. 2. Dejar las valijas en un lugar al que sólo uno tenga acceso, para que el resto de los viajeros no descubra de dónde provenimos. 3 No caer en la tentación de explicar a otros nuestra ruta de viaje. 4. En lo posible, colocar a las valijas un transmisor de radiofrecuencia, para conocer su ubicación desde nuestro celular en todo momento. 4. Pegar una etiqueta de “frágil” a nuestra valija porque son las primeras en ser depositadas en la cinta, lo que nos permitirá salir antes del aeropuerto.

En el hotel
¡A no relajarse! Si a esta altura su viaje no es una pesadilla de estrés paranoico, mantenga la atención, porque Dwyer aconseja conseguir una copia del plan de evacuación del hotel, por si acaso (ese que suele estar pegado en los pasillos); no alojarse en el primer piso (demasiado cerca de la calle) o en el último (¡demasiado lejos!), dejar siempre el cartel de “no molestar” en la puerta aunque no estemos, y tener siempre mano una bolsa con las pertenencias imprescindibles (dinero, documentos), para estar preparados ante una emergencia.

También, como ya hacían nuestras abuelas, Dwyer recomienda dejar siempre encendida una luz y el televisor a bajo volumen para que parezca que hay alguien en la habitación, y colocar una de esas alarmas baratas que se consiguen en cualquier bazar para que suene si entra alguien inesperado.

Otra: en lo posible, utilizar las escaleras –bueno, si su habitación no está en el último piso del hotel más alto de Shanghai, por ejemplo–. Si debe al subir al ascensor alguien ingresa detrás de usted, deje que oprima primero el botón; si debe hacerlo usted, elija un piso cercano al suyo (uno o dos más arriba, por ejemplo), pero no el correcto.

Llaves, taxis y más
Utilice su nombre de pila: el propio Drew Dwyer (claro, si es que es su nombre real) se registraba con su propio nombre porque, asegura, no hay nada más sospechoso que ser reconocido por alguien que nos salude con un nombre totalmente distinto al que acabamos de dar.
Las llaves, en la mano: cuando vaya a abrir el auto o la puerta del departamento alquilado, debemos llevar las llaves en la mano, para no detenernos a buscarlas en la puerta. Además, dice el ex espía, las llaves pueden hasta ser un arma para defendernos si alguien nos ataca.

GPS siempre listo. Lleve un pequeño y simple GPS, con la ruta cargada y listo para consultar si se pierde. Marque también las estaciones de policía, hospitales y embajada.

Cuidado con los taxis: el de “utilizar sólo taxis proporcionados por el hotel” es un consejo bastante lógico o habitual. No sólo porque nos vayan a secuestrar o robar, sino también para que no nos cobren de más el viaje. Pero éste probablemente nunca lo pensó: en caso de que alquilemos un auto, dice Dwyer, es recomendable que esté muy limpio o muy sucio, para poder tomar las huellas de quien o quienes hayan intentado abrirlo.

Mimetícese: la mejor manera de pasar desapercibido es vestirse de la misma forma que la gente del lugar. Y lo mismo ocurre con las costumbres. Por eso, mejor investigar un poco antes de partir, para no ir por las calles dando la nota.