SHARE

Apple: Enrique Dans, Profesor en Sistemas de Información en el IE Business School, escribe sobre como Apple marca tendencias cada año en el mundo de los smartphones.

En la ilustración, siete móviles presentados o anunciados durante el Mobile World Congress 2018, tan solo unos meses después de la salida al mercado del iPhone X: todos ellos con pantalla infinita, todos ellos con notch, todos ellos aspirando sea como sea a parecerse al iPhone X. Posiblemente, algunos de ellos tengan características muy interesantes: en algunos casos será el precio, en otros será la duración de la batería, en otros serán otros factores… pero prácticamente todos, salvo rarísimas excepciones, van a intentar parecerse al iPhone X.

Conseguir que se produzca de manera sistemática un fenómeno como el que refleja esta imagen es algo que está al alcance de muy pocos: como compañía o como analista, tienes que ser consciente de lo que significa. Esto lo escribí hace unos pocos meses, el pasado noviembre, coincidiendo con la salida del iPhone X, cuando hablaba de sus características diferenciales y de mi decisión de comprármelo a pesar de que mi smartphone anterior aún funcionaba perfectamente:

“El iPhone X es como el resto de los smartphones querrán ser dentro de pocos meses, pero ninguno lo logrará. Con el iPhone X, Apple ha vuelto a demostrar su verdadera dimensión.”

A eso precisamente me refería. Apple solo hay una, y cuando saca un nuevo modelo de lo que sea, el resto del mundo mira, observa, aprende… e intenta copiarlo. Intenta parecerse a todo lo que Apple ha dicho que va a convertirse en tendencia. Da lo mismo que la tendencia tenga sentido o que sea una simple manera de copiar un diseño que en poquísimo tiempo se ha convertido ya en icónico: lo importante es parecerse lo más posible al iPhone X, copiando si hace falta hasta el diseño del fondo de pantalla. Todo vale. Lo importante es demostrar que tu marca no ha perdido el tren. Y la salida de ese tren la marca quien la marca: Apple. Cuando ves un modelo de iPhone con elementos diferenciales, sea la pantalla infinita, la ausencia de botón o de jack de audio, las esquinas redondeadas, el desbloqueo facial o el notch, debes plantearte que estás viendo lo que en poco tiempo copiarán la gran mayoría del resto de marcas. Da igual que esas características sean una invención de Apple o no: quien las convierte en tendencia es quien es, y son muy pocas las marcas que se resisten a seguir la tendencia.

Como profesor de innovación, resulta fundamental entender y analizar este fenómeno: nada que ver con el hecho de ser o no un fanboy. Después, podremos plantearnos por qué Apple es la compañía más valiosa del mercado, o qué hace que sea capaz de ganar más de 1,400 dólares por segundo: son precisamente estas cosas. Ni más ni menos que esto, la capacidad de definir cómo van a ser los smartphones a partir de que muestras el tuyo al mercado, la autoridad para definir las tendencias de diseño, de funcionalidad o las apuestas tecnológicas. La marca que consigue que todos los que fabrican un smartphone aspiren a parecerse al suyo cuando sean mayores. Lo demás… es anécdota.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Los ‘smartphones’… ¿nuestras únicas computadoras en dos años?

Puede leer también este Artículo

2 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here