SHARE
Un elefante llamado “Corrupción” en el país de los ciegos

Es bien sabido que la corrupción es uno de los mayores problemas del mundo y de acuerdo con la percepción ciudadana en el Perú, es el principal problema que obstruye el desarrollo.

Por José Luis Palomino Milla, CEO de AxixA – Business Counter Intelligence y Lead Auditor for Ethic Intelligence de ALGI, firma de auditoría fundada en 1994, con base en Florida, EEUU y oficinas en China, Bangladesh, Tailandia, Egipto, EEUU y Perú.

Varias instituciones experimentadas como Transparencia Internacional trabajan con los especialistas más reputados para de alguna forma “cartografiar la medición” con el barómetro de la corrupción y otras herramientas importantes para entender de una manera fácil cómo la corrupción está penetrando en una determinada región o en un país.

Al mismo tiempo, las principales instituciones académicas como Wharton School of Business están trabajando con equipos multidisciplinarios para comprender la corrupción, por qué existe y cómo prevenirla.

El Perú tiene una larga tradición de corrupción, la cual, ha sido muy bien documentada en el libro “Historia de la Corrupción en el Perú“, escrito por Alfonso Quiroz. Nuestro país ha vivido una larga tradición de corrupción sistémica desde la época del virreinato hasta nuestros días.

El mundo, en los últimos años, está haciendo serios esfuerzos para combatir la corrupción. Las organizaciones mundiales y regionales más importantes, como las NU, la UE, la OCDE, el BM, el BID, etc., han desarrollado una gran documentación sobre las buenas prácticas y los Programas de Cumplimiento y en la actualidad hay mucho interés por parte de casi todas las compañías para introducir el concepto de “integridad” como un cimiento fundamental en la cultura organizacional.

En ese orden de ideas, La Organización de las Naciones Unidas lanzó en 1,999 la iniciativa “Pacto Mundial” (Global Compact); en el año 2,005 Ethic Intelligence, (una agencia de cumplimiento francesa – inglesa), lanzó la primera Certificación Anticorrupción que involucra todas sus formas o tipos, no solamente el soborno. Recién once años más tarde, en el 2,016, ISO lanzó sus sistemas de gestión antisoborno conocido como ISO 37001.

Pero la corrupción tiene varias caras: soborno, extorsión, robo, malversación, nepotismo, influencia indebida. Cada una de sus formas tiene sus propias variables que pueden aumentar el riesgo y la exposición a ellas. Es evidente que el soborno no es el único tipo de corrupción.

La corrupción tiene varias caras: soborno, extorsión, robo, malversación, nepotismo, influencia indebida. Cada una de sus formas tiene sus propias variables que pueden aumentar el riesgo y la exposición a ellas. Es evidente que el soborno no es el único tipo de corrupción.

Por otro lado, los métodos y prácticas tradicionales para luchar contra el fraude han sido transferidos erróneamente a los esfuerzos para combatir la corrupción en las empresas privadas. Como consecuencia, casi todas las iniciativas anticorrupción se ubican en las Nuevas Unidades de Cumplimiento lideradas en su mayoría por abogados o especialistas en auditoría. Como resultado, estamos teniendo un efecto adverso algo así como “la fábula del elefante en el país de los ciegos”.

Cada profesional, por su formación (o deformación), está equipado para tener su propia óptica frente a un determinado problema. Por esto mismo, para el caso específico de la “Corrupción” nadie alcanza a ver el “elefante entero”. Los abogados están seguros que se trata de un problema legal, los auditores dicen que es un problema de control y así sucesivamente…

Hablemos de Soluciones

En el año 1,992, el Dr. Gary Becker (Premio Nobel de Economía), acostumbrado a aplicar la econometría en el comportamiento humano, en sus ensayos denominados “Way People Think“, desarrolló una fórmula muy interesante para ayudarnos a comprender por qué las personas cometen un delito. Como es obvio, la corrupción es un delito y la misma fórmula es válida para analizarla y prevenirla.

La fórmula nos grafica que ocurrirá un delito (en nuestro caso corrupción), solamente cuando el beneficio personal sea “mayor” que: (1) el “Costo psicológico” más (2) la “probabilidad de incurrir en un costo penal” (la probabilidad de violar una ley más la probabilidad de ser descubierto más la probabilidad de ser sancionado), más (3) la probabilidad de tener un “costo social” y más (4) el “costo de perder el favoritismo”.

Es sorprendente cómo cada una de estas variables implica diferentes tipos de riesgos y peligros y cómo pueden prevenirse mediante la aplicación correcta y oportuna de distintas ciencias y/o disciplinas.

En el siguiente gráfico se puede ver algunas de ellas.

Después de estos valiosos conceptos iniciales, podemos asegurar que la mayoría de los estándares se han realizado sin considerar estos factores; y lo que es más importante, sin tener en cuenta al ser humano como componente fundamental y cómo piensa antes de cometer un delito de corrupción.

Este año, el gobierno de Perú promulgó la ley sobre corrupción privada y, aunque según los expertos legales, todavía tiene varias deficiencias, es de aplicación obligatoria y, por lo tanto, debe incluirse en todos los programas de cumplimiento normativo.
Asimismo, la difusión extrema que ha tenido la norma ISO 37001 contra el soborno ha provocado que las empresas se interesen en estos aspectos e inviertan recursos económicos para adaptar sus respectivas organizaciones, sistemas de gestión y procesos a estas tendencias y normativas.

Es aquí donde llegamos a la disyuntiva y las altas gerencias deben tomar una decisión trascendental:

(1) Optar por adaptar a la empresa solamente a las normas establecidas a pesar de sus deficiencias ya explicadas brevemente.
(2) Preparar seria y profesionalmente a la organización para prevenir la corrupción utilizando los diferentes enfoques de riesgos y peligros asociados a ella bajo el prisma de las diferentes disciplinas y/o ciencias.

Nosotros ayudamos a las empresas que optan por la segunda opciónque asegura el éxito en el mediano y largo plazo.
Es válido elegir la primera opción siempre y cuando sea una forma urgente de evitar posibles sanciones reglamentarias, pero sin perder el enfoque real está que está en la segunda opción.
Libérese y empiece el nuevo año 2,019 llevando a la mínima expresión los riesgos de corrupción y fraude bajo el enfoque holístico que planteamos.

José Luis Palomino Milla
Es Lead Auditor for Ethic Intelligence de ALGI, firma de auditoría fundada en 1994, con base en Florida, EEUU y oficinas en China, Bangladesh, Tailandia, Egipto, EEUU y Perú y dedicada a la evaluación de empresas productivas bajo criterios de cumplimiento social (Social Compliance). Como empresa auditora está acreditada para recomendar el otorgar certificaciones de varias agencias bajo diferentes esquemas de Due Dilligence, siendo una de ellas “Ethic Intelligence”, la agencia de certificación francesa-inglesa líder mundial en el campo de la lucha contra la corrupción, cuyos certificados de cumplimiento dan fe de la calidad y la eficacia de las políticas y los procesos de lucha contra la corrupción, el fraude, los riesgos de seguridad y el lavado de activos; lo cual, eleva notablemente la credibilidad e imagen de las empresas.

Ha sido Fundador y Gerente de Operaciones e Investigaciones Especiales de la Unidad Especial de Investigación (SIU) en Pacífico Peruano Suiza Compañía de Seguros y Reaseguros, subsidiaria del grupo Credicorp, siendo responsable de controlar la severidad y la frecuencia los siniestros derivados del fraude e investigar los casos más importantes y complejos.Es Ingeniero Naval, Especialista en Seguridad, Inteligencia y Contrainteligencia, con más de 20 años de experiencia enlos campos de la Seguridad, Control de Riesgos de Fraudes, Protección de la Información, Seguridad Informática,
y Contrainteligencia Comercial.

Es CEO de AxixA – Business Counter Intelligence, empresa de Consultoría que ayuda a sus clientes a elevar notablemente sus utilidades mediante la disminución de sus riesgos de seguridad, fraude y corrupción.

Se ha formado en Londres como Lead Auditor Accreditation; ha estudiado una Maestría en Dirección de Empresas, y distintas especializaciones en Prevención y Gestión de Riesgos de Corrupción para el Sector Público en América Latina, y en el Institute of Medical Psycology and Behavioral Neurobiology, Eberhard Karls Universitat Tubingen Deutschland, entre otros.

ESTE ARTÍCULO TE PUEDE INTERESAR

La corrupción profundiza el descrédito de la sociedad

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here