SHARE

Todo el mundo sabe que uno revisa Facebook mientras está en el trabajo. Todos lo hacen. Entonces, ¿a quién le interesa si Facebook se incorpora oficialmente a la vida empresarial?

A los inversores de Facebook, tal vez: podrían preguntarse si están generando valor por dinero. La nueva herramienta corporativa de la empresa (llamada, de manera creativa, Facebook at Work o Facebook en el trabajo) es uno de los resultados del presupuesto de u$s 2.000 millones en investigación y desarrollo de Facebook, cuyo monto causó sorpresa el pasado otoño cuando Facebook proyectó un enorme aumento de gastos para 2015. La red social declaró que los gastos totales crecerán entre 55 y 75%. Morgan Stanley espera que el gasto en I+D de la compañía se duplique este año, a u$s 4.900 millones. Las preocupaciones sobre los costos pueden ayudar a explicar por qué las acciones han caído por debajo del Nasdaq en los últimos tres meses.

Facebook invierte mucho en I+D: como porcentaje de las ventas, el 18% de Facebook coloca a la compañía en la franja superior de empresas que gastan más de u$s 1.000 millones al año en investigación, según los datos de S&P Capital IQ. Así, en perspectiva, el presupuesto de Facebook parece moderado junto al de Yahoo (25% de los ingresos) o Intel (21%). En términos absolutos, el gasto de Facebook equivale a una fracción del de Google (u$s 10.000 millones) o Microsoft (u$s 12.000 millones).

La empresa tiene muchos proyectos en los cuales utilizarlo. Además de Facebook en el trabajo (que probablemente no insumió demasiado capital dado que es un reflejo del sitio social de Facebook), Facebook estuvo invirtiendo en tecnología de publicidad (como Atlas, un programa de medición y plataforma de entrega de anuncios). Es probable que la inversión en investigación en Oculus, una empresa de realidad virtual, y WhatsApp, la plataforma de mensajes, sea demasiado grande.

El aumento de los gastos fuera de I+D es más preocupante. El número de empleados aumentó un 44% el año pasado. Los gastos de comercialización, generales y administrativos aumentaron un 60% en el último trimestre, comparados con un año atrás. Sí, los ingresos están creciendon al mismo ritmo. Pero la inversión en I+D sienta las bases para el futuro; los gastos generales pueden amenazarla. Hay que trabajar con cuidado.

(Fuente: Financial Times)

 INVERSIONISTA-PREOCUPADOS-FACEBOOK