SHARE
El futuro de la energía se está desarrollando en Asia

China ya se encuentra entre los más importantes proveedores de energía y tecnología no basada en combustibles fósiles. La descarbonización está cambiando el rostro de la energía y la economía mundial en más formas de las que la mayoría de los consumidores aprecian.

Por Francois Austin para el Foro Económico Mundial

(WEF) – Se atribuye a un francés haber sido el primero en descubrir el efecto fotovoltaico que produce electricidad a partir de la luz solar. El primer panel solar fue construido en los Estados Unidos. Pero cuando Abu Dhabi decidió construir el proyecto individual de energía solar más grande del mundo, pensaron en el este en busca de ayuda.

El país se asoció con empresas chinas y japonesas para construir una instalación, que se inauguró este año, con una capacidad máxima de 1.18 gigavatios generada por 3.2 millones de paneles solares.

Esto se debe a que Asia, más que cualquier otra región del planeta, y China, más que cualquier otra nación, representan actualmente el futuro de la energía solar, y están en el centro de la consiguiente transformación de la industria de los combustibles fósiles a la energía renovable y nuclear.

Asia, más que cualquier otra región del planeta, y China, más que cualquier otra nación, representan actualmente el futuro de la energía solar…

La descarbonización está cambiando el rostro de la energía y la economía mundial en más formas de las que la mayoría de los consumidores -e incluso la mayoría de los ejecutivos- aprecian. Además de la transición de la molécula al electrón, como sugiere este movimiento hacia la electrificación, también está desplazando la base económica de la industria de Occidente a Oriente y reconfigurando la jerarquía de las empresas y las geografías que definen la energía.

Asia es el gorila de 800 libras en la historia de la energía. En primer lugar, su continuo crecimiento económico y su creciente nivel de vida harán que sus naciones constituyentes se conviertan en consumidores preeminentes de energía en el futuro previsible.
Un estudio de BP indica que Asia, incluyendo China e India, representará el 43% de la demanda mundial de energía para el 2040, y hasta ese año, la región representará más del 50% del crecimiento de la demanda. En cambio, la demanda de energía entre las 36 naciones de la OCDE, que incluye la mayoría de las grandes economías de América y Europa, será plana.

El soleado panorama de China

En segundo lugar, lugares como China ya se encuentran entre los más importantes proveedores de energía y tecnología no basada en combustibles fósiles. En 2017, China poseía el 72% de la producción mundial de módulos solares fotovoltaicos; en comparación, los Estados Unidos tienen el 1% y Europa el 2%.

De los ocho principales productores, seis son asiáticos. Sin incluir la energía hidroeléctrica, China tiene alrededor de un tercio de la capacidad renovable instalada en el mundo; la UE tiene poco más de un cuarto; y Estados Unidos representa el 14%. China también lidera la generación de energía hidroeléctrica.

A medida que avanza la electrificación del transporte y crece la demanda de soluciones de almacenamiento de energía renovable, es probable que China también monopolice este sector. China produce al menos dos tercios de la capacidad de producción mundial de baterías de iones de litio, que se utilizan en vehículos eléctricos (EV), teléfonos móviles y ordenadores portátiles (según algunas estimaciones, su cuota se acerca al 70%), y parece probable que conserve ese liderazgo hasta por lo menos 2028. Además de ser el mayor mercado para los vehículos eléctricos, China también controla el grueso de la producción.

China es el tercer mayor país minero productor de la materia prima principal utilizada para producir esas baterías, el litio, a menudo denominado petróleo blanco debido a su creciente importancia económica. Los productores chinos también están comprando reservas de litio en Chile, el segundo minero de litio más grande del mundo (Australia ocupa el primer lugar).

Una revisión fundamental

Por supuesto, el cambio climático está obligando a la industria energética a experimentar una transformación existencial que puede llegar a suponer la eliminación total de los combustibles fósiles.

Aunque la mayoría de los ejecutivos de las compañías petroleras estarán muertos o al menos jubilados antes de que esa transición proceda a lo que parece ser su final inevitable, la desaceleración de la demanda ya se está sintiendo.

ESTE ARTÍCULO TE PUEDE INTERESAR

En 30 años el planeta podría funcionar enteramente con energías renovables

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × five =