SHARE

La privacidad y seguridad digital se ha convertido en la obsesión de muchos internautas preocupados por el uso que las grandes empresas y gobiernos hacen de sus datos digitales y personales.

A través de un artículo publicado en el New York Times redactado por Julia Angwin hemos descubierto un hecho bastante espeluznante: la privacidad se ha convertido en un auténtico bien de lujo.

Mediante una exhaustiva investigación Angwin ha descubierto que tras gastar miles de dólares e innumerables horas intentando proteger su privacidad no llegó a conseguir del todo su objetivo.

Algunas de las herramientas que adquirió Angwin en su intento por proteger su privacidad digital fueron las siguientes: un servicio de encriptación de datos de 230 dólares, un filtro para la pantalla del ordenador a prueba de ‘mirones’ por un precio de 35 dólares o una suscripción a un servicio de internet para detectar conexiones poco seguras de 420 dólares, entre otros.

Parece que nuestra economía actual saturada de datos, la privacidad se ha convertido en un lujo. Internet es un medio a través del cual parece que conseguimos todo tipo de servicios gratuitos, pero esto no es del todo cierto, ya que en realidad los estamos pagando con nuestros datos, es decir, renunciando a nuestra intimidad.

Las grandes empresas ofrecen nuestros datos y hábitos a los anunciantes que se jactan de conocernos para vendernos los servicios y productos que más se adecúan a nuestros gustos y necesidades.

A muchos parece no importarles que sus datos sean utilizados por los anunciantes, pero también deberían saber que no sólo son los anunciantes los que compran un pedazo de nuestra intimidad, las marcas también hacen uso de nuestros datos para adecuar los precios a nuestra situación económica, personal, política, etc.

Poco a poco va surgiendo una conciencia colectiva del uso que las grandes empresas hacen de nuestra información, pero parece que evitar que nos espíen es una tarea complicada y además, muy cara, ¿se está convirtiendo entonces la privacidad en un lujo?

 INTERNET-PRIVACY