SHARE

Hay apps tremendamente útiles pero también otras cuya utilidad no es sólo cuestionable sino también potencialmente dañina.

Sí, aunque no se atreva confesarlo, muchas de las apps que utiliza a diario sólo sirven para una cosa: para convertirle en una peor persona. A continuación, y de la mano de Time, recogemos 6 tipos de aplicaciones que están contribuyendo a sacar lo peor de sí mismo:

1. Las apps que le ayudan a juzgar
Como seres humanos, todos estamos terriblemente predispuestos a juzgar a los demás. Sin embargo, una cosa es juzgar y otra cosa hacer escarnio público de los demás. ¿Un ejemplo de esta tendencia? Lulu, una polémica aplicación que ayuda a las mujeres a verter, escudadas por el anonimato, sus opiniones sobre sus contactos masculinos en Facebook. También en la misma línea está Tinder, una app para ligar que permite a los usuarios juzgar de manera anónima si otros usuarios le parecen más o menos atractivos.

2. Las apps que le ayudan a evitar a sus amigos
Las aplicaciones antisociales, aquellas que ayudan al usuario a esquivar a sus amigos, están de moda. Hell Is Other People es una app que utiliza, por ejemplo, los datos de geolocalización procedentes de Foursquare para advertir a los usuarios de que un amigo suyo se encuentra peligrosamente cerca. Otra app para ermitaños en Cloak, que utiliza datos procedentes de Instagram para ayudar al usuario a dar esquinazo a sus amigos y conocidos. Más completa aún es Split, que recopila datos procedentes de Instagram, Foursquare, Facebook y Twitter para que el usuario no tenga que verse cara a cara con “amigos” de los que en realidad no quiere saber nada.

3. Las apps para “cotillear”
Apps como Whisper y Secret, que permiten al usuarios publicar secretos y cotilleos amparándose en el anonimato, son actualmente las “niñas bonitas” de Silicon Valley. Aun así, no nos engañemos. Estas apps son puro veneno que solo sirven para sembrar rumores muchas veces infundados.

4. Las apps para participar de manera anónima en chats en grupo
Rumr es una nueva app de mensajería basada en el anonimato que permite al usuario elegir a un grupo de personas conocidas para chatear con ellas. ¿El truco? Que el usuario conoce a las personas con quienes chatea, pero éstas desconocen completamente su identidad. Rumr es una aplicación aún más dañina que Whisper y Secret porque en ella se alimentan rumores a los que podemos poner de verdad nombres y apellidos.

5. Las apps que le ayudan a cometer crímenes
Una de ellas en Phantom Alert que se “chiva” de las cámaras ocultas de la policía y de los controles de tráfico al sistema GPS del usuario. Otra app que alienta las actividades ilícitas es Cosmopolitan’s Sex Tip of the Day, que anima a los usuarios a colarse, por ejemplo, en las piscinas públicas para tener sexo.

6. Las apps que le permiten transformarse físicamente
Baldify, una app que nos ayuda a comprobar cómo sería nuestro “look” si fuéramos calvos, es divertida, pero sólo la primera vez que la utilizamos.

Engancharse a este tipo de aplicaciones es absolutamente maligno.

 APPS-BAD-PERSON