SHARE

La granja solar Barilla, en Fort Stockton, Texas, llevó a otras compañías a desarrollar proyectos competitivos en la misma zona.
The Wall Street Journal Por Russell Gold.

REVOLUCION-ENERGIA-TEXAS
Un nuevo auge de la energía está tomando forma en los campos petroleros del oeste de Texas, pero no es lo que usted se imagina. Es solar, destaca Russell Gold en The Wall Street Journal.

Producir energía solar se ha vuelto tan barato (y con precios competitivos en el mercado de la electricidad) que se está afianzando incluso en un estado que, a diferencia de California, no ofrece incentivos a las empresas de servicios públicos para comprar o construir generación de energía solar.

El condado de Pecos, entre San Antonio y El Paso, al sur del prolífico yacimiento de la Cuenca Pérmica, podría ser pronto la sede de varios parques de energía solar responsables de cerca de US$1.000 millones en inversiones, según registros impositivos del estado.

Un día reciente, contratistas de OCI Solar Power LLC erigieron postes para un parque solar que tendrá el tamaño de 900 canchas de fútbol americano. First Solar Inc. estaba negociando para alquilar una propiedad contigua, su segundo proyecto en el condado. El año pasado, la empresa de Arizona empezó a capturar la luz del sol en 400.000 paneles solares negros en un proyecto separado, generando 30 megavatios de electricidad.

SunEdison Inc. ha presentado planes para su propio parque solar a escala de servicio público ante los comisionados del condado y Recurrent Energy, una filial de Canadian Solar Inc., está preparando otro sitio cercano para empezar a construir.

Aunque en Texas existe apoyo financiero del gobierno nacional para dichos proyectos, el estado no ofrece subsidios locales o medidas para promover este tipo de energía.

Texas tiene en la actualidad apenas 193 megavatios de parques solares a gran escala, suficientes para suplir a 40.000 casas durante una tarde soleada. Pero el Electric Reliability Council of Texas (Ercot), el operador de la red de interconexión que cubre la mayoría del estado, espera la instalación de entre 10.000 y 12.500 megavatios de capacidad de generación solar para 2029. Eso equivale a casi el mismo tamaño de todos los proyectos solares que operan ahora en Estados Unidos.

El crecimiento de Texas será impulsado por la caída de precios, dijo Warren Lasher, director de planeación de sistemas en Ercot. Para fines de la década, señaló, “la solar se convertirá en una de las fuentes de electricidad más efectiva en costos en la red”.

En 15 años, Ercot predice que entre 3% y 9% de su generación eléctrica provendrá del sol, aunque eso podría desacelerarse debido a los bajos precios del gas natural, según el operador de la red y directivos de empresas de energía.

La parte occidental de Texas “es plana, el terreno es abierto, disponible y barato y hay mucho sol”, dijo Raiford Smith, vicepresidente de planeación corporativa de CPS Energy, una empresa de servicios públicos de la municipalidad de San Antonio. “Es un lugar ideal para la energía solar”.

Otra razón para el auge: Texas terminó recientemente la construcción de US$6.900 millones en nuevas líneas de transmisión, que en buena parte conectan la región occidental de Texas a las grandes ciudades del estado. Estas líneas masivas de electricidad le permiten a Texas convertirse, por mucho, en el mayor productor de energía eólica de EE.UU.

Los promotores de la energía solar planean mover la electricidad por las mismas líneas, aprovechando un período de quietud en la generación eólica durante el período de calor del día, cuando la producción solar está en su mayor nivel.

Los costos de proyectos solares a gran escala también están a la baja, lo que los hace competitivos en el mercado de energía de bajo costo de Texas. El año pasado, Austin Energy, empresa municipal de servicios públicos, firmó un contrato con Recurrent Energy para construir una instalación solar de 150 megavatios en el condado de Pecos, uno de los parques solares más grande de EE.UU. Durante una tarde soleada, el proyecto podía suministrar más de 5% de las necesidades de electricidad de Austin a un precio de US$50 por megavatio hora, considerablemente inferior al de otros proyectos solares.

En julio, Austin Energy anunció ofertas para una nueva ronda de parques solares que producirían por debajo de US$40 por megavatios hora. “Teníamos el presentimiento de que las ofertas serían un poco más bajas, pero nos sorprendimos”, dijo Khalil Shalabi, vicepresidente de operaciones y planeación de recursos de mercados energéticos en la empresa de servicios públicos.

En el horario de la tarde, el precio promedio de energía al por mayor en la zona occidental de la red de interconexión eléctrica de Texas ha sido de US$35,43 por megavatios hora durante el último año, según datos del operador. Se espera que estos precios suban en los próximos años, lo que crea oportunidades para que los parques solares sean rentables. Y durante una ola de calor, las reglas de Ercot permiten que los precios al por mayor lleguen hasta US$9.000 por megavatios hora, lo que crearía un potencial auge para la generación solar y otros productores de electricidad.