SHARE

Las acciones del grupo alemán Volkswagen se hundían más de 20 % el lunes en la Bolsa de Fráncfort, tras revelarse que falseaba los datos sobre las emisiones contaminantes de varios de sus modelos de vehículos en Estados Unidos.

ESCANDALO-VW
A las 09:00 GMT, la acción de Volkswagen se negociaba a 126,35 euros, en baja de 22,20 % respecto al cierre del viernes.

Las autoridades estadounidenses revelaron que el fabricante alemán había instalado en unos 482.000 vehículos un sofisticado programa informático capaz de detectar automáticamente el momento en que eran sometidos a un test medioambiental oficial.

El programa espía activaba en esos casos un mecanismo interno que limitaba la emisión de gases contaminantes y permitía al vehículo pasar el control sin problemas y obtener un certificado de conducción ecológica. No obstante, una vez finalizado el control, el mecanismo se desactivaba y el vehículo liberaba entonces en la atmósfera gases contaminantes adicionales, sobre todo dióxido de nitrógeno o NOx, relacionado con graves enfermedades respiratorias como el asma.

El escándalo empaña la imagen hasta ahora intachable del grupo alemán y podría traducirse en duras multas, que podrían alcanzar los 18.000 millones de dólares.

El presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, pidió disculpas el domingo. “Personalmente lamento mucho que hayamos roto la confianza de nuestros clientes y del público”, declaró el presidente, prometiendo cooperar con las autoridades para aclarar los hechos.

Varios corredores rebajaron ya su recomendación sobre los títulos de Volkswagen y el diario alemán Manager Magazin informó el lunes que el grupo cesaría la comercialización de modelos diésel en Estados Unidos.

La crisis ha llegado a tal punto que Volkswagen suspendió la venta en Estados Unidos de sus modelos diésel de cuatro cilindros de las marcas VW y Audi.

Un portavoz de la firma confirmó informes de prensa que adelantaban esa decisión. Los dos modelos representaban el 23% de las ventas de Volkswagen en Estados Unidos. La firma germana vendió de enero a agosto un total de 240.000 vehículos en el mercado norteamericano.