SHARE

En la actualidad la mayoría de los grandes astros del balompié reciben más ingresos por sus millonarios contratos publicitarios que por su labor con el esférico.
CONTRATOS-PUBLICIDAD-CR7
Desde que David Beckham asentara los cimientos de esta práctica la pasada década, ya nadie duda de que la publicidad se ha convertido en una poderosa herramienta con la que los futbolistas pueden rentabilizar su imagen y multiplicar los ceros de su cuenta bancaria.

Pero quien lleva ventaja en esta carrera es Cristiano Ronaldo, que con 70 millones de euros en ingresos anuales se ha convertido en el tercer deportista con más ingresos del mundo (aunque algo lejos de los que ocupan el podio, los boxeadores Floyd Mayweather con 264 millones de euros anuales, y Manny Pacquiao con 140 millones de euros).

La cantidad que el futbolista recauda por otras fuentes ajenas al fútbol cuadriplica su cuenta bancaria, ya que cobra 17 millones de euros por temporada con el Real Madrid, mientras que el 75% de sus ingresos anuales (más de 50 millones de euros) proceden de vías que poco o nada tienen que ver con el deporte rey, y casi la mitad (26 millones) corresponden a los opulentos contratos que tiene con marcas como Nike, Fly Emirate, Herbalife o Armani (aunque no son las únicas).

El resto de sus ingresos provienen de su faceta menos conocida, la de empresario. Bajo su propia marca, CR7, comercializa desde prendas de ropa hasta perfumes. Además, recientemente se ha unido con Mint Media, propiedad del multumillonario asiático Peter Lim y dueño del Valencia C.F., que se ha hecho con los derechos de imagen de Ronaldo y que pretende explotar la imagen del futbolista en Asia.

Las redes sociales también son otra inagotable fuente de ingresos para el astro del fútbol, ya que se estima que recibe hasta 230.000 euros por cada tuit patrocinado en el que menciona o muestra a una marca.