SHARE

No se sorprenda si la próxima vez que vaya a pedir su visa para ingresar a Estados Unidos le piden, además de sus certificados laborales y extractos bancarios, sus cuentas de social media.
PIENSA-BIEN-FACEBOOK
Según ha informado el Wall Street Journal, el departamento de Homeland Security de los Estados Unidos está pensando en actualizar su procedimiento de revisión de aplicaciones de Visa para incorporar información de las cuentas de social media – Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat y demás – de los aplicantes, señala Samir Estefan, peridista de TECHcetera.

La información se conoció luego de la última matanza en suelo norteamericano, ocurrida hace un par de semanas en San Bernardino, California. Detalles de la investigación han demostrado que a pesar de que una de las autoras del crimen había pasado 3 chequeos rutinarios de seguridad y obtuvo su visa legalmente, sus perfiles de redes sociales – especialmente el de Facebook – estaban cargados de información que hubiera generado todo tipo de alertas para las autoridades tanto migratorias como de policía.

Mientras que entidades como el FBI se han dedicado a criticar las prácticas de encripción adoptadas por la mayoría de los servicios de mensajería instantánea y se estudia en el Congreso norteamericano emitir una ley que obligue a las plataformas de social media a reportar actividades sospechosas a las autoridades (incluso si estas son compartidos en modo “privado”), el Departamento de Homeland Security parece estar tomando un enfoque distinto, más proactivo, más decisivo y más acorde con la realidad de nuestra sociedad actual.

Y es que para nadie es un secreto el impacto que ha tenido el llamado social media en nuestras vidas. La cantidad de información que producimos en nuestros perfiles de redes sociales crece a diario y compañías como Facebook o Google lo utilizan para crear un perfil – cada día más completo – de cada uno de nosotros para ofrecernos “mejor publicidad”. Por qué no hacer lo mismo para otros “menesteres”?

El sector financiero ya lo está haciendo: compañías como Lenddo utilizan nuestra reputación en redes sociales para prestarnos (o no) dinero. Algunas compañías de seguros ya incorporan la verificación de redes sociales a la hora de evaluar los riesgos de otorgar una póliza a un individuo y cerca del 80% de las empresas que buscan ejecutivos para altos cargos utilizan herramientas como LinkedIn y otros perfiles sociales dentro del proceso de selección de candidatos.

Por eso no parece extraño – es más da risa pensar que sólo hasta ahora lo estén pensando en implementar – que los Gobiernos y las autoridades comiencen a utilizar el social media como parte del proceso de validar si somos quienes decimos que somos en unos formularios.

Así que ya sabe, piense bien qué postea en línea, con quien lo comparte y a quien acepta en sus “círculos de amigos” no vaya y sea que su huella digital lo meta en problemas.