SHARE

Si bien en los últimos años se ha acelerado el ritmo de edificación de viviendas, existe aún un gran mercado por desarrollar, considerando que el déficit habitacional bordearía los 2 millones de viviendas a nivel nacional con más de 142 mil hogares formándose cada año.
El sector construcción registró un crecimiento de 15.2% durante el 2012, mostrando una notable recuperación respecto de la expansión de 3.4% registrada en el 2011, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas e
Informática (INEI). Este comportamiento fue explicado tanto por una recuperación de la inversión pública como por una mejora de la inversión privada.

Por Pablo Nano Cortez, Jefe de Economía Real y Análisis Sectorial; y Carlos Asmat De La Cruz, de Sectores No Primarios, Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

El sector construcción registró un crecimiento de 15.2% durante el 2012, mostrando una notable recuperación respecto de la expansión de 3.4% registrada en el 2011, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas e
Informática (INEI). Este comportamiento fue explicado tanto por una recuperación de la inversión pública como por una mejora de la inversión privada.

La evolución positiva de la inversión pública -pasó de caer 17.8% en el 2011 a crecer 20.9% en el 2012- fue explicada por la recuperación del gasto público durante el 2012, especialmente por parte de gobiernos locales y regionales,
que luego de superar la curva de aprendizaje propia de los nuevos gobiernos subnacionales, impulsaron el desarrollo de obras relacionadas a infraestructura vial y saneamiento principalmente. Cabe anotar que el monto de la inversión pública representó el 5.2% del PBI, por encima del 4.5% del
PBI en el 2011.

La inversión privada mantuvo su dinamismo durante el 2012, pasando de crecer 11.7% en el 2011 a 13.6% en el 2012. El desempeño del sector privado estuvo ligado a la mejora de las expectativas de las empresas acerca de la evolución futura de la economía local, en el marco de un contexto internacional relativamente estable. En ese sentido, destacó el desarrollo de proyectos orientados al mercado interno, en especial en los sectores inmobiliario y retail. Asimismo, la inversión minera alcanzó un monto récord, a pesar de que los conflictos sociales generaron retrasos y paralizaciones en
algunos proyectos.

El consumo interno de cemento ascendió a 10.2 millones de TM, mayor en 15.8% respecto al 2011, según el INEI. A nivel desagregado, los despachos locales de cemento ascendieron 9.7 millones TM (+15.8%) mientras que las
importaciones alcanzaron 486,884 TM (+20.3%).

La mayor demanda de cemento estuvo concentrada en el segmento de edificación de viviendas, resaltando en particular la autoconstrucción. En sentido, alrededor del 60% del total de viviendas edificadas en el país se realizan bajo la modalidad de autoconstrucción, según estimados de la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco).

Asimismo, según un estudio de Arellano Marketing, el 55% de la venta de materiales de construcción y acabados en Lima y Callao se destinan a la autoconstrucción, siendo una actividad que tiene mayor presencia en niveles socio económicos C y D.
Cabe destacar que existen al menos 613 empresas constructoras en el país, de las cuales 58 serían grandes empresas y 555 firmas medianas empresas, según estimados de Top Publications con cifras al año 2011.

La mayor parte de la actividad constructora se centraliza en Lima, aunque en los últimos años se viene registrando un mayor dinamismo en provincias. Lo anterior también se refleja en los despachos locales de cemento pues la zona
central del país -incluida Lima Metropolitana- es el mayor consumidor de cemento (55% del total), seguido de la zona sur (22%), zona norte (21%) y la zona oriente (2%), según estimados propios en base a cifras del INEI.

En lo que respecta a las empresas productoras de cemento -principal insumo del sector construcción-, sus despachos mostraron una importante expansión en el 2012. A nivel individual resaltaron Caliza Cementos Inca
(+51.1%), Yura (+34.1%), Cementos Pacasmayo (+17.0%), Cemento Sur (+14.6%), Cemento Andino (+13.5%), Cementos Lima (+12.6%) y Cementos Selva (+2.0%).

Por otra parte, los precios de los materiales de construcción registraron una tendencia a la baja, reportando una disminución de 2.2% durante el 2012,
según cifras del INEI. A nivel desagregado resaltó los menores precios de las varillas de construcción (-16,8%) y los tubos PVC (-2.9%), asociadas a un mayor volumen de productos importados, un menor tipo de cambio y a un
menor costo de materia prima en el caso de accesorios plásticos. Cabe anotar que el precio del cemento –el principal insumo del sector construcción- se mantuvo relativamente estable (+1%), con un precio promedio de
S/.18 la bolsa de 42.5 kilogramos.

Perspectivas
Durante el 2013 el crecimiento del sector construcción bordearía el 10%, por encima del 6.2% que registraría la economía en su conjunto, según nuestras proyecciones.
Dicha proyección supone que el consumo interno de cemento alcance un promedio mensual superior a las 900 mil TM, comparadas con las 850 mil TM del 2012. Esta evolución positiva estaría sustentada en el impulso de
la inversión privada que registraría un crecimiento de 9.6%, según nuestros estimados. A nivel desagregado, se mantendría el dinamismo de la inversión inmobiliaria, implementando conjuntos habitacionales por parte de
empresas constructoras formales y edificando viviendas vía la autoconstrucción, tomando en consideración la sostenida mejora de los ingresos de la población, el aún elevado déficit habitacional, el incremento anual en la formación de hogares y las bajas tasas de interés para los
créditos hipotecarios.

Asimismo, continuaría el dinamismo de la construcción de infraestructura dirigida al sector retail como centros comerciales, supermercados, tiendas por departamento, debido al bajo nivel de penetración y a la mejora en poder adquisitivo de la población, especialmente en provincias.

Finalmente, se incrementaría la construcción de infraestructura dirigida al sector productivo, en particular en el sector minero, proviniendo principalmente de proyectos como Las Bambas (Xstrata) y Toromocho (Chinalco). Sin embargo, el ritmo de crecimiento sería menor al del 2012,
debido a la presencia de los conflictos sociales que vienen afectando el desarrollo de algunos proyectos mineros.

Por su parte, la inversión pública registraría un crecimiento de 14% durante el 2013, según nuestras proyecciones, alcanzando un monto equivalente al 5.6% del PBI. Las principales razones detrás de esta proyección son: i) la
recuperación de la inversión del gobierno nacional, luego de la atípica caída registrada en el 2012 y ii) los mayores recursos asignados a los gobiernos regionales y locales.

De otro lado, se prevé que continúe la tendencia a edificar grandes proyectos habitacionales en diferentes etapas –de 1,000 departamentos en promedio- generando economías de escala y ofreciendo viviendas económicas al alcance de los segmentos socioeconómicos “B“ y “C”. Estos proyectos
se desarrollarán principalmente en las zonas periféricas de Lima así como también en provincias como Arequipa, Trujillo, Piura, Chiclayo, entre otros.

A mediano plazo el potencial de crecimiento del sector construcción es interesante. Éste se sustenta en el déficit de infraestructura básica que presenta el país, el cual asciende a US$87,975 millones, monto que equivale al 44% del PBI, según estudios elaborados por las universidades del Pacífico y ESAN, por encargo de la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN). En ese sentido, el mecanismo de Asociaciones Público Privadas (APP) se presenta como una de las opciones para reducir el citado déficit.

Finalmente, si bien en los últimos años se ha acelerado el ritmo de edificación de viviendas, existe aún un amplio mercado potencial, considerando que el déficit habitacional bordearía los 2 millones de viviendas a nivel nacional con más de 142 mil hogares formándose cada año. En este
caso, para revertir el citado déficit se necesitaría edificar alrededor de 150 mil viviendas por año y generar alrededor de 10 mil hectáreas de suelo urbano destinadas para la actividad inmobiliaria, según fuentes del sector. En ese sentido, la meta del gobierno es promover la construcción y el mejoramiento de 500 mil viviendas al año 2016, impulsando la generación de suelo urbano mediante la Ley General de Urbanismo, norma que sería debatida en los próximos meses, teniendo como finalidad el desarrollo de
planes urbanos para facilitar la actividad constructora en el país.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here