SHARE

Me he encontrado con este inspiradísimo artículo, que no he podido resistir traducir y compartir.
Por Fernando Cavada.

 

Se trata de una serie de consejos que pueden vertebrar una buena relación laboral y personal con nuestro jefe:

1. A veces estoy bajo una presión enorme por parte de la alta dirección; presión que rara vez percibirás. Cualquier cosa que puedas hacer para facilitar mi trabajo será enormemente valorada.

2. Tus intereses son importantes, pero por favor, recuerda que también tengo que hacer malabares con las preocupaciones y sentimientos de un montón de otras personas, incluyendo a personas de fuera del departamento.

3. Es probable que no haya recibido una enorme cantidad de formación antes de ser nombrado para un puesto de dirección. Por este motivo, he tenido que aprender a través de ensayo y error. Eso no siempre es malo. Muchas de mis responsabilidades sólo pueden aprenderse a través de la práctica.

4. Si eres un ex compañero de trabajo, por favor, reconoce que la supervisión a ex compañeros es uno de los más duros trabajos que puede encarar cualquier supervisor. El apoyo que me deis será crucial.

5. Voy a cometer errores con toda seguridad. Por favor ten conmigo la misma comprensión que me gustaría darte cuando tengas un error.

6. Si hago algo tonto o estoy a punto de hacerlo, por favor dímelo. No sugieras. Dímelo.

7. No me gustan las sorpresas desagradables. Hazme saber las malas noticias tan pronto como sea posible. (Cosas que crees son obvias pueden no serlo tanto para mí). Por otro lado, te sorprendería saber lo rápido que el chisme llegará a mis oídos.

8. Yo espero que tomes la iniciativa. Si no te dedicas más que a rebotarme cosas, acabaré por no saber por qué te tengo.

9. Debes preguntar si no sabes qué hacer. Por otro lado, no deberías ser enseñado de lo mismo una y otra vez.

10. Vamos a respetar el tiempo de los demás. Cada uno de nosotros tiene un trabajo que hacer y podemos reducir interrupciones innecesarias. Cada uno de nosotros será más feliz.

11. No permitas que mi charla sobre objetivos y orientación a resultados te lleve a un comportamiento poco ético. Siempre tienes mi permiso para ser ético.

12. Si cualquiera de nosotros tiene un problema con el rendimiento de los otros, vamos a hablar de ello.