SHARE

Algunos de los mayores accionistas de Microsoft están inquietos por los cambios en el management, donde el fundador Bill Gates pasó de ser el presidente del directorio a ocupar un nuevo rol de asesor tecnológico, señalan Stephen Foley y Richard Waters en un artículo del Financial Times.

Los inversores en su mayoría recibieron muy bien la elección de Satya Nadella, que lleva 22 años en la compañía, como nuevo CEO, pero tres de los 20 mayores accionistas expresaron su decepción o temor por otros aspectos de los cambios.

Entre ellos se encuentra la designación de John Thompson, ex CEO de Symantec, para reemplazar a Gates en el cargo de presidente del directorio, y el plan de Gates de dedicar más tiempo a la compañía “apoyando a Nadella en el desarrollo de la dirección de productos”.

Un accionista grande advirtió que Gates podía convertirse en un centro de poder alternativo, dejando a los empleados e inversores preguntándose “quién es el jefe”.

“No hizo un buen trabajo en lo que se refiere a establecer su legado y ésta es su segunda oportunidad de hacerlo”, aseguró el accionista. “Huele a compañía de un solo hombre, lo cual es bastante aterrador para una organización de este tamaño”.

“Espero que el directorio haya definido todo eso muy claramente, y que estará controlando cuidadosamente, porque de lo contrario estarán creando un horrible desastre”, agregó.

Cuando la compañía el año pasado empezó a buscar un CEO para reemplazar a Steve Ballmer, algunos accionistas expresaron preocupación por la influencia de Gates, que es el cuarto accionista más grande de Microsoft con una participación de 4%.

Otro accionista grande aseguró sentirse decepcionado al ver que en el cambio no hay sangre nueva incorporándose a la compañía capaz de modificar radicalmente una estrategia que ha dependido demasiado del negocio de los software Windows.

“Para realmente ser otra vez una empresa con crecimiento, necesitan abrazar ideas nuevas”, agregó.

En cuanto el rol en nuevos productos que tendrá Gates, el accionista comentó: “Es el centro emocional de la compañía y la gente lo venera, lo que no me sorprende, pero él no es un tipo que vio venir ésto; no vio el surgimiento de los aparatos móviles, no vió ni siquiera Internet. No estoy seguro de que el hecho de que sea él el visionario de la tecnología vaya a resolver cualquier problema de la compañía”.

El precio de las acciones de Microsoft se mantuvo sin cambios desde el anuncio de Nadella como nuevo CEO.

MICROSOFT-INVERSIONISTAS