SHARE

Los jóvenes ya empiezan a ser un segmento significativo de consumidores en el mercado de servicios financieros peruano.
PUBLICADO EN LA EDICIÓN No 12
Por Pedro Nava, analista de INCompany ‘Facílitame la vida’, ‘no me hagas perder tiempo’ y ‘ayúdame a sacar el máximo provecho a mi dinero’, son los mensajes –por whatsapp- que un típico Millennials le mandaría a su banco si este le preguntase ¿qué te gustaría que hiciera por ti?.

Y no se trata de mensajes creados arbitrariamente. Diversos estudios llegan a la misma conclusión: lo que los Millennials quieren es ser felices right now!.

Gonzalo Rossi, gerente general de la consultora Whalecom, dice que a este grupo de personas nacidas entre 1980 y el 2000 les interesa, sobre todo, tener calidad de vida, aprender y hacer lo que les gusta.

Rossi señala eso en base a una encuesta que Whalecom hizo entre 1,221 jóvenes peruanos (no se encontró diferencias de gustos significativas entre hombres y mujeres).

Otra encuesta de la consultora ER/Ronald hecha a 500 estudiantes a punto de graduarse arrojó resultados similares: esta generación busca sobre todo ser feliz, algo que ellos interpretan como divertirse y aprender en cada actividad que realizan. Un 88% de encuestados así lo indicó.

Los Millennials ya empezaron a ser un segmento significativo de consumidores en el mercado de servicios financieros peruano, lo que implica grandes desafíos para las entidades bancarias que deben adaptarse a los hábitos y costumbres de esta nueva generación de clientes.

Esas también son las actitudes de estos jóvenes frente a las empresas de servicios financieros. Es para tomarlos en cuenta. Los Millennials ya empezaron a ser un segmento significativo de consumidores en el mercado de servicios financieros peruano, lo que implica grandes desafíos para las entidades bancarias que deben adaptarse a los hábitos y costumbres de esta nueva generación de clientes.

Gonzalo Camargo, gerente general adjunto del BBVA, indica que en su entidad ya se trabaja en el tema y se preparan para lo que se viene, adelantando que la respuesta al desafío será fundamentalmente tecnológica.

“Los jóvenes de 20 a 30 años son intensivos en el uso de canales digitales, por lo que la migración a estos canales de atención será explosiva y en el banco estamos trabajando en ese sentido para darles los servicios y productos que se adecuan a sus necesidades”, señala.

A nivel global, el grupo BBVA se ha planteado su reinvención desde un banco analógico, muy eficiente y rentable para los estándares del siglo XX, hacia una empresa digital de servicios, a la altura de las exigencias del siglo XXI.
“El año pasado el consejero delegado del Grupo, Ángel Cano, anunció una inversión en Perú de US$ 421 millones hasta 2016. BBVA Continental invertirá decididamente en tecnología para ofrecer a sus clientes la posibilidad de operar desde cualquier lugar y en cualquier momento, así como recibir la misma propuesta de valor a través de cualquier canal”, precisa.

Los nuevos servicios ya empezaron a implementarse.
Sabiendo que los Millennials prefieren hacer transacciones bancarias a través de computadoras, tabletas, smartphones y celulares de baja gama, BBVA lanzó recientemente la aplicación Banca Móvil, una herramienta especialmente diseñada para los teléfonos convencionales, que son los de mayor uso entre los peruanos.

Camargo indica que otro producto lanzado es Efectivo Móvil, un novedoso servicio que permite enviar dinero en efectivo desde el teléfono celular y retirarlo de cualquier cajero automático de BBVA Continental a nivel nacional, sin necesidad de ser cliente del banco o usar una tarjeta.

“Se trata de una innovación tecnológica desarrollada en el Perú por el equipo de BBVA Continental, que beneficiará a más de cuatro millones de trabajadores independientes y contribuirá al desarrollo de la inclusión financiera porque hasta las personas no bancarizadas podrán beneficiarse con el servicio”, precisa.

Camargo estima que en el año 2018 el 65% de sus clientes serán personas que hoy tienen menos de 35 años.

Y es un segmento que, naturalmente, no hará más que crecer en tamaño, y ganar cada vez más dinero (otra de sus características es que a diferencia de otras generaciones, los Millennials soportan menos los salarios bajos).

Si bien, algunos de los primeros Millennials ya empezaron a tener cargos gerenciales, el grueso de esta generación todavía está preparándose para el mundo laboral. Se proyecta que en el 2020, estos jóvenes representen el 40% de la población económicamente activa y que en el 2050 lleguen a ser el 70% del total.

Pero si bien la llegada de la ola es inminente, todavía hay desafíos tradicionales por superar en el Perú y en América Latina, como el hecho de la baja bancarización. En un estudio desarrollado el año pasado, MasterCard encontró que la mayoría de los jóvenes encuestados no usan alguna herramienta financiera en la actualidad. Después de todo, no dejan de formar parte del 60% de latinoamericanos que no se encuentran, o no están suficientemente bancarizados.

Pero hay una gran diferencia respecto a otros grupos etarios. Como decíamos al principio, los Millennials quieren aprender, es más, exigen aprender. De hecho, según el estudio de MasterCard, el 57% de ellos piensan que las instituciones financieras son responsables de darles acceso a la educación y/o información financiera, y el 74% dice que se bancarizarían si entendieran mejor lo que las finanzas implican.
Es una demanda que debe ser tomada en cuenta, dado que este segmento representa una gran porción de la fuerza laboral actual y futura, que apenas dan inicio a su ciclo financiero.