SHARE

Golpeados por la recesión, la elevada inflación y la escasez, los venezolanos están recurriendo cada vez más a las redes sociales para cubrir sus necesidades diarias.

Es un claro ejemplo de cómo las fuerzas del mercado son una de las pocas cosas que funcionan en la nación socialista.

Uno de los resultados han sido las crecientes soluciones online. Ahora hay anuncios donde la gente intercambia papel higiénico por detergente; hay listas de Twitter para encontrar de todo, desde puntos de vista políticos discrepantes hasta leche en polvo; y el sitio de subastas Mercado Libre tiene a Venezuela como uno de sus mercados de mayor crecimiento.

La importancia de esta inteligencia colectiva ha crecido a medida que empeora la crisis del país, destaca Andres Schipani en Financial Times.

 

Estos problemas pueden ayudar a explicar por qué los venezolanos están entre los usuarios más activos de Internet de América latina, según Tendencias Digitales, una firma de investigación local. Una sexta parte de la población de 30 millones de personas tiene una cuenta de Twitter, según Luis Carlos Díaz, experto venezolano en redes sociales; y uno de cada tres tiene un teléfono inteligente.

En un país donde la penetración de Internet es de 55%, superior al promedio regional de 47%, según datos de la ONU, las aplicaciones desarrolladas a la medida orientan a las personas hacia el lugar donde pueden encontrar las escasas necesidades. Akiztá, un juego de palabras de “Aquí Está”, monitorea los medicamentos de las farmacias que comparten sus inventarios online. La aplicación Abastéceme ayuda a localizar productos de primera necesidad, como la harina de maíz.

También hay iniciativas individuales tales como la lista de Twitter “Gente Impaciente de Venezuela”, un servicio de donación y localización con 6.000 seguidores creado por Gabriel Domínguez después de que no pudo encontrar medicamentos hipotensores para su abuela, en un país donde cerca del 70% de los medicamentos no están disponibles o escasean, según la federación farmacéutica.
Ahora los sitios web informan acerca de casi todas las facetas de la vida diaria.