SHARE

Si quieres romper el hielo en una fiesta corporativa en Estados Unidos, puedes intentarlo con esta pregunta: ¿qué parte de EE.UU. tiene la proporción más alta de actividad emprendedora?
NEW-YORK-PREFERIDA-EMPRENDEDORES
“Silicon Valley” sería una respuesta predecible. Después de todo, en años recientes, la región de San Francisco ha sido el epicentro de la innovación en EEUU. Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, personifica el sueño emprendedor; especialmente desde que anunció sus planes para donar la mayoría de sus ganancias a causas sociales.

Pero aquí hay un detalle curioso sobre la economía estadounidense actual: la sede más grande de actividad emprendedora urbana –medida por el número de compañías pequeñas por persona– ahora es Nueva York, según investigaciones de Kauffman Foundation, un grupo de estudios independientes y que reproduce el Financial Times. Boston está en segundo lugar con respecto a “actividad emprendedora”, seguido por Providence, Rhode Island. Ahora San Francisco se encuentra en cuarto lugar, antes de Miami en Florida y Portland en Oregón. Ahora “Main Street” está compitiendo con Silicon Valley.

La ubicación geográfica no es la única sorpresa. El término “compañía startup” tiende a evocar imágenes de jóvenes con ‘cara de niño’ en camisetas y musculosa. Pero los resultados de Kauffman sugieren que la edad promedio de los emprendedores y dueños de pequeños negocios es más alta y está aumentando. Las personas que tienen entre 45 y 54 años de edad ahora son propietarios de pequeños negocios, los cuales son los motores de la actividad económica y la creación de empleos.

Estos emprendedores de edad media son el grupo más grande de propietarios de negocios. A continuación sigue el grupo compuesto por personas que tienen entre 20 y 30 años de edad, que son dueños de sólo 16% de los pequeños negocios, un descenso desde 28% en 1997.

¿Qué ha provocado estas tendencias? Los datos sobre la actividad de los pequeños negocios en general –y la actividad emprendedora en particular– son irregulares. Sin embargo, Kauffman sugiere que la carga de la deuda estudiantil tal vez esté desincentivando a los jóvenes de convertirse en emprendedores. El envejecimiento general de la población en EE.UU. también está afectando las estadísticas.