SHARE

Nuevas profesiones se desarrollan a partir del negocio del cine y la televisión. Los productores de programas dramáticos contratan a profesionales para recibir sus consejos y así asegurar la veracidad del contenido para lograr la mejor veracidad posible, relata un artículo del Financial Times.

Los estudiantes tienen una pregunta muy importante para Hannah Greig, una historiadora que se especializa en la temprana edad moderna en Gran Bretaña: ¿Has conocido a los actores Aidan Turner o Kit Harington?

La pregunta no es totalmente absurda. Greig, una profesora de New York University, funge como asesora histórica para Poldark, la exitosa serie televisiva, protagonizada por Turner y transmitida por la BBC y Amazon. También colaboró en la producción de Gunpowder (Pólvora), que narra la historia de una conspiración del siglo XVII para dinamitar el Parlamento y asesinar al rey, en la que Harrington, estrella de la seria “Juego de Tronos” interpreta el papel de Robert Catesby, el autor del complot.

Grieg afirma que este tipo de conocimiento es cada vez más solicitado. “Los valores de producción cambiaron. Ahora esperamos que nuestros programas de televisión tengan la misma calidad que las películas que vemos en el cine”.

La proliferación de servicios de streaming como los que ofrecen Amazon y Netflix incrementaron las comisiones de los programas televisivos. Netflix anunció que el próximo año contará con un presupuesto de entre u$s 7000 millones y u$s 8000 millones para producir contenido original. Apple contrató a Jay Hunt, el exdirector de BBC One y el director creativo del Canal 4, para ser su director creativo en Europa. La compañía tiene un presupuesto de u$s 1000 millones para producir series originales el próximo año. El creciente número de programas televisivos significa que la competencia para atraer a la audiencia se volvió feroz e incrementó la demanda de los mejores valores en la producción.

Para asegurarlo, los creadores de programas televisivos y los cineastas requieren los conocimientos de un especialista para crear historias y escenarios realmente auténticos. Durante la producción de Gunpowder, Grieg junto con John Cooper, otro especialista en la temprana edad moderna, sugirieron detalles para los interiores, como el tipo de pinturas que se encontrarían en las paredes, las palabras que podrían gritar las personas en una multitud, o cuál sería la vista desde una ventana del siglo XVII.

Los agentes de la policía y expertos forenses ayudan a los creadores de los programas policiacos. Los científicos asesoran a los productores de las películas de superhéroes y los largometrajes de animación. Adam Summers, un biólogo marino cuyo enfoque es el movimiento de peces, consultó en las películas de animación Buscando a Nemo y Buscando a Dory.

La Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. tiene un programa de Intercambio de Ciencia y Entretenimiento, que conecta a los asesores científicos con los cineastas.

David Kirby, profesor titular de estudios de comunicación de la ciencia en la Universidad de Manchester, dice: “El público es muy sofisticado y el Internet expone los errores”.

Señala los tuits del astrofísico Neil deGrasse Tyson criticando a Gravedad (Gravity en inglés), una película sobre dos astronautas varados en el espacio: “Misterios de #Gravity: por qué el cabello de Sandra Bullock, mostrado en escenas de cero-gravedad que en general son convincentes, no estaba flotando libremente”.

Alex Perry, un ex corresponsal extranjero de Time, asesó a los productores de programa dramáticos de televisión sobre una variedad de temas, incluyendo la mafia. Él quedó impresionado con el deseo de los guionistas de contar cuentos detallados. “Estamos en una situación extraña donde el drama es lo más real posible, mientras que el periodismo, con la proliferación de noticias falsas, no está anclado en la realidad”.

Los científicos se quejaron durante mucho tiempo de las imprecisiones en las películas y series de televisión. Por eso, cuando Donna Nelson, profesora de química orgánica de la Universidad de Oklahoma, leyó que Vince Gilligan, director de la serie de televisión Breaking Bad, estaba buscando comentarios constructivos de expertos químicos, se puso en contacto con él.

La profesora Nelson se convirtió en la asesora en asuntos de química de la exitosa serie del canal AMC, que narra la transformación de un profesor de química de una escuela secundaria con cáncer de pulmón inoperable en un fabricante de drogas y un gran comerciante. Al principio, los guionistas querían saber cuál era la típica personalidad de los científicos. “Yo nunca había pensado en eso”, dijo Nelson. “Los científicos normalmente tienen inclinaciones matemáticas, nos gusta resolver problemas y disfrutamos de trabajar de forma independiente”. Pero se sintió obligada a señalar que los científicos, al igual que los abogados y los peluqueros, tienen diferentes tipos de personalidades.

Los guionistas consultaron a agentes antinarcóticos sobre los métodos de fabricación de metanfetamina. Nelson señala que no sabe nada al respecto y que ignora las preguntas de los estudiantes sobre la síntesis de cocaína. “Siempre he evitado cualquier discusión sobre algo ilegal en mis clases. Siempre he querido ser un buen modelo a seguir”.

Inicialmente recibió críticas de sus colegas porque parecía que estaba idealizando a las drogas. “Me dijeron que estaban avergonzados de mí. . . que yo había avergonzado a la profesión”. Pero a medida que progresó la serie y mostró el lado oscuro de las drogas, la crítica se desvaneció.

Kirby cree que un buen asesor es “alguien que está dispuesto a entender que cuando se trata de la producción de un programa televisivo, el director también es un experto”. El asesor no debe priorizar su experiencia sobre la experiencia de otra persona”.

A Paula Frew, profesora asistente de medicina en la Universidad de Emory, quien asesoró a los creadores de la serie de CBS, Señora Secretaria, le pidieron consejos para realizar escenas sobre enfermedades infecciosas, incluyendo el VIH. “Tienes que entender que no puedes microgestionar el proceso y controlar el resultado. Debes ofrecer información creíble, material de referencia cuando es necesario o apropiado para respaldar tus reclamos, así como también darles a los escritores la libertad de investigar un tema y mejorar su conocimiento en torno a un argumento”.

Según Frew, es importante que los asesores se mantengan alejados del producto final. Y, como señala Greig, no tenemos el beneficio de contar con notas a pie de página en la televisión.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here