SHARE

¿Comprar el iPad simple por 500 dólares, o comprar la Surface 3, que viene con la experiencia completa de Windows, por el mismo precio?

El martes de esta semana Microsoft reveló todo sobre la nueva Surface 3, un híbrido de tablet y ordenador. Viene con 64 GB de almacenamiento y 2GB de RAM, pero la distinción más importante entre este producto y sus últimas tablets de la gama Surface es su sistema operativo: se ejecuta con la versión completa de Windows, incluyendo aplicaciones de escritorio, y también viene con un año de suscripción a Office 365, la suite de aplicaciones de productividad de Microsoft, lo que hará que Surface sea muy jugosa para las empresas.

En comparación, el iPad Air 2 de Apple de 500 dólares solo trae 16 GB de almacenamiento para empezar. Cuenta con cientos de miles de aplicaciones, pero no puede ejecutar las aplicaciones de escritorio de Mac, ni tampoco tiene un soporte para múltiples ángulos de visión, pues para ello sería necesario comprar un nuevo accesorio. Y la Surface 3 es particularmente útil en aquellas ocasiones en las que es más fácil escribir o dibujar con un lápiz óptico stylus que utilizar la pantalla táctil o el ratón táctico.

La Surface 3 también tiene una pantalla más grande que la del iPad (10,8 frente a 9,7 pulgadas), tiene una cámara frontal mejor (3,5 megapíxeles vs. 1,2 en el iPad) y una toma de vídeo mejor de 1080p frente al iPad que sólo registra en 720PHD.

Aunque no está claro cómo planea Apple desatar las ventas del iPad de nuevo –se rumorea que la empresa está trabajando en una tablet más grande de 12 o 13 pulgadas con nuevas características orientadas a la productividad en la empresa–, la Surface 3 ya se ve como un sólido rival que es más asequible y posiblemente incluso más funcional y útil que un iPad. Esto es especialmente importante para grandes empresas que dependen de programas desarrollados internamente que no son totalmente compatibles con iPads y otras tablets.

MICROSOFT-SURFACE-3