SHARE

Bajo la categoría de “otras apuestas”, sus iniciativas como los globos Loon se comieron casi 4.000 millones de dólares en 2015, un 80% más que el año anterior y menos del gasto previsto para 2017, señala un informe de Tom Simonitee MIT Technology Review. Hacer los sueños realidad no es barato. Alphabet, la empresa matriz que incluye a Google y a varias empresas más enfocadas en proyectos a veces descabellados y poco definidos, como prolongar la esperanza de vida humana, reveló esta semana que esas iniciativas devoraron unos 3.600 millones de dólares solo en 2015 (unos 3.300 millones de euros) .

La cifra pertenece al informe de resultados del último cuatrimestre de 2015 de Alphabet, que separó por primera vez los resultados de Google del resto de las subsidiarias de la empresa matriz. Este conglomerado que excluye al buscador fue incluido en una categoría denominada “Otras Apuestas”. Según el informe, sus pérdidas fueron un 80% más altas que al año anterior, cuando se situaron en 1.900 millones de dólares (unos 1.700 millones de euros).

Larry Page, que cofundó Google en 1998 y es actualmente el CEO de Alphabet, explicó el año pasado que la creó para desarrollar tecnología capaz de resolver los grandes retos de la humanidad. Page considera este tipo de proyectos como “disparos a la Luna”, o como buscar una aguja en un pajar debido a su ambición y complejidad (ver Alphabet, una apuesta para cambiar el mundo o hundirse).

El nuevo conglomerado no ha detallado qué proyectos forman parte de estas Otras Apuestas. Pero se sabe que incluyen a X, un laboratorio de investigaciones que trabaja en los coches autónomos y globos para proporcionar acceso a internet; Nest, que comercializa electrodomésticos inteligentes y dispositivos de domótica; Fiber, que está construyendo redes de ancho de banda en ciudades estadounidenses; y Calico, que se dedica al desarrollo de tratamientos médicos para prolongar la esperanza de vida humana.

Después del último informe cuatrimestral de resultados, la directora financiera, Ruth Porat, explicó a los inversores que las inversiones en estos esfuerzos a largo plazo aumentarían a lo largo de 2016 (ver Google se jugará más dinero en sus proyectos más arriesgados). Y esta semana, Porat mantuvo el mismo discurso en una nueva reunión telefónica con dichos inversores, aunque sí les advirtió de que las pérdidas de Otras Apuestas no aumentarían tanto como el año pasado.

Porat señaló a Fiber como uno de los componentes más caros de Otras Apuestas. El proyecto, que ha instalado infraestructura de ancho de banda de gigabits en tres ciudades estadounidenses, fue responsable de la mayor parte de los 836 millones de dólares (unos 762 millones de euros) en desembolso de capital realizados por empresas de Otras Apuestas, según confirmó. Se continuará necesitando hacer grandes desembolsos de capital, dijo Porat, puesto que el servicio está programado para incluir otras seis ciudades más a corto plazo.

El motor financiero que asegura las Otras Apuestas de Alphabet está vivo y coleando. Google generó 17.300 millones de dólares (unos 15.800 millones de euros) en ingresos durante el último cuatrimestre de 2015, sin incluir los pagos realizados a los colaboradores para generar tráfico, un aumento de casi el 19% que superó las predicciones medias de los analistas. Los beneficios fueron de casi 7.000 millones de dólares (unos 6.400 millones de euros).

Solo algunas de las Otras Apuestas empiezan a dar sus primeros pasos hacia la autonomía. La categoría generó unos 448 millones de dólares (unos 408 millones de euros) en ingresos durante 2015. Porat dijo que la mayor parte fue generado por Fiber, Nest y Verily. Mientras que Fiber y Nest disponen de líneas de ingresos procedentes de los consumidores, Verily recauda sus ingresos de empresas de biotecnología interesadas en conseguir acceso a la nueva tecnología. Por ejemplo, Dexcom se ha comprometido a aportar 40 millones de dólares (unos 37 millones de euros) al desarrollo de una nueva tecnología que detecta el nivel de glucosa para los diabéticos, y Johnson&Johnson está colaborando con Verily en la robótica quirúrgica.

Porat señaló las colaboraciones de Verily como un “gran ejemplo” de cómo las Otras Apuestas de Google pueden empezar a generar beneficios. Alphabet ha afirmado en otras ocasiones que está interesado en emplear ese modelo para otros proyectos de la categoría, como los coches autónomos y la infraestructura de internet de gran altitud. Podría resultar más fácil para Alphabet colaborar con grandes empresas dominantes como fabricantes automovilísticos y proveedores móviles que intentar desarrollar negocios que compitan con ellas.