SHARE

La prestigiosa universidad El MIT creó en 2016 el Premio a la Desobediencia Responsable, para premiar a iniciativas que cuestionen aquello que se considera injusto y propongan alternativas para cambiarlo.

Muchos de los grandes progresos logrados por la humanidad nacieron de una desobediencia, un cuestionamiento hacia aquello que se tomaba como cierto. El heliocentrismo de Copérnico, el voto femenino, la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos, o el Mayo Francés son sólo algunas pruebas de ello. Y encarnan, además, el espíritu que llevó al MIT (Massachusetts Institute of Technology) a crear el Premio a la Desobediencia Responsable.

Aquello que se considere injusto

Creado en julio de 2016, este concurso premia con US$ 250.000 aquella iniciativa que se considera más destacada en el cuestionamiento de aquello que se considere injusto o erróneo y que proponga alternativas para cambiarlo. “La idea surge tras comprender que existe una extendida frustración de personas que intentan comprender cómo podemos aprovechar de forma efectiva la desobediencia ética y responsable orientada a desafiar las normas, reglas o leyes para beneficiar a la sociedad”, dice la página web del Disobedience Award.

Por su parte, el director del MIT Media Lab –departamento de la Universidad que organiza el premio–, Joi Ito, expresa en el video promocional de la iniciativa que “cuestionar a la autoridad y pensar por nosotros mismos es un componente esencial de la ciencia, de los derechos sociales y la sociedad”.

De acuerdo a un artículo publicado en la web del Foro Económico Mundial, este premio es financiado por Reid Hoffman, uno de los fundadores de LinkedIn. Según el texto, Hoffman seguirá repitiendo la operación en el futuro con “la esperanza de que el premio nos ayude a entender el modo en que hacemos progresos, incitando a la humanidad a reconocer a los héroes correctos, aquellos que se ponen en riesgo a sí mismos en forma de desobediencia para ayudarnos a evolucionar como humanidad”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR ESTE ARTÍCULO

Obtener un título del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) cursando un MOOC

La primera edición

La primera edición del Premio a la Desobediencia Responsable fue entregada en julio de 2017. Los US$ 250.000 quedaron en manos de Mona Hanna-Attisha y Marc Edwards, dos científicos y activistas que denunciaron que la localidad de Flint, en el estado de Michigan, presentaba problemas de contaminación en el agua. Y pese a que en un primer momento fueron hostigados y ridiculizados, siguieron adelante y destaparon una crisis política en dicha localidad. En julio próximo, el MIT dará a conocer el proyecto ganador de la segunda edición del Disobedience Award.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here